Un arranque picante – El Conocedor

“Proyecto TriDente | Comunicación Eno-Gastronómica” visitó Captain Cook: Un viaje culinario al sudeste asiático de la mano de su capitana Marta Ramírez. ¿Nos acompañan?

Captain cook apertura

Por Proyecto TriDente | Comunicación Eno-Gastronómica

 

Arrancamos mal. Muy mal. ¡A la primera cita nunca se llega tarde! La invitación era puntual a las 21. El único que llegó a horario (pero no tanto) fue Daniel Rosa, igualmente la espera fue mitigada con un trago. Panchi Barreiro perdió el tren y Diego Gaona -último en llegar- se excusó con un “pool familiar” a una quinta en Benavídez: Así no va la cosa amigos… pero en un debut casi todo se perdona…

 

Como la visita al restaurante era invitación de las chicas de Gastronomique y su dueña Marta Ramírez, los tres estuvimos de acuerdo en llevar nuestros vinos para compartir con ella. Los elegidos de la primera reunión del Proyecto TriDente: Kaiken Rosé Malbec Reserva, Punto Final Cabernet Franc Edición Limitada 2011 y Salentein Extra Brut “Cuvée Spéciale”.

 

Vinos Captain Cook

 

A las 21:50 estábamos los tres dispuesto a comenzar el viaje culinario al sudeste asiático. Miguel, marido de Marta, nos acercó tres cocktails originales y distintos entre sí. Entre las curiosidades del lugar, una de las que más sorprende es el mismo Miguel: un tipo que toma poco, pero sabe mucho, cosa rara… El más votado de los tres fue el The Fusion: gin, orange bitter, guayaba, syrup de limón, jugo de maracuyá, jengibre, menta y aceite de sésamo. Gaona ganó el primer round, ese fue su trago. Rosa eligió el Gran Captain Cook: Vodka pimienta, syrup de lima, sambuca, Chandon Delice, jugo de aloe, manzana verde y jengibre. Barreiro pidió un trago con Vodka y Miguel se acercó con uno “picantón” que gustó a los tres.

 

Marta nos mimó con un menú de 7 pasos, imperdible si uno no conoce del tema asian food y quiere salir a vivir una experiencia gastronómica diferente. Ideal para citas románticas… no era nuestro caso, claramente. Cada paso es un escalón que supera al otro, por un precio muy razonable de $575.- con una botella de Terrazas cada 2.

 

Captain cook fotos2

 

•  NUESTROS VINOS

→ Kaiken Rosé Malbec Reserva: Con cepas de Vistalba, elaborado por el enólogo Rogelio Rabino que muy acertadamente viene con tapa a rosca. Por favor, terminemos con el capricho de querer meterle corcho a todo. De color muy vivo, vivaz y brillante, en nariz se le notan cerezas frescas, algo de frutillas como también jazmines y violetas; su acidez y frescura en boca refrescó nuestros paladares potenciando los sabores del primer paso del menú.

→ Punto Final Cabernet Franc Edición Limitada 2011: Como debe ser, le dimos un poco de frío y pedimos decanter: excepcional. De este vino, sólo salieron a la luz unas 2000 botellas creadas por el enólogo Pablo Sánchez, bajo la supervisión de Alberto Antonini, con uvas provenientes de Perdriel, Luján de Cuyo. Fue fermentado en barricas de roble francés para luego criarse unos 24 meses más en el mismo tipo de roble.

→ Salentein Extra Brut “Cuvée Spéciale”: El brindis previo y el final de la noche estuvo a cargo de este espumante con un clásico corte de Chardonnay y Pinot Noir del Valle de Uco, ideal para abrir el apetito y fantástico para el cierre. Su enólogo, Pepe Galante.

 

Al descorchar el espumante Gaona comenzó la primera disputa de la noche: pidió que se lo sirvan en copa de vino blanco y no en flauta. ¿Por qué? Porque para él así se aprecian más los aromas; en cambio, Rosa y Barreiro sostienen que en la clásica copa de champagne se perciben mejor las burbujas. Como dice Serrat: “Cada loco con su tema”.

 

Captain Cokk Marta chicos

 

• LA CAPITANA

Captain Cook es un restaurante de comida del sudeste asiático, cocina que prácticamente desconocíamos: rica en sabores, variedades, picantes, especias y, sobre todo, llena de aromas y con la influencia de lo mejor de la cocina India y China. Su capitana, Marta Ramírez, mama la cocina desde muy chica. Al compartir copas con nosotros, nos contó toda su historia gastronómica y habló, obviamente, de sus queridas abuelas: La materna era de esas grandes cocineras que ocultaban secretos culinarios maravillando el paladar de Marta; la otra, tomaba la cocina como un juego. Esta mezcla ancestral resultó un cóctel maravilloso para formar una gran cocinera, que -aunque para los porteños nos resulte lejana la cocina asiática- hace sentir al comensal que su plato tiene esa sensación de cocina casera y familiar. “Captain Cook es mi versión de la cocina asiática, donde juego con lo tradicional y lo no tradicional”, dice Marta y agrega: “Toda comida que sale de su país sufre modificaciones y se debe adaptar al lugar donde arriba”.

 

Mucha gente cree en la reencarnación y que tuvimos una vida pasada; si esto es así, no tendríamos dudas de que Marta fue en otra vida una cocinera del sudeste asiático. Nos contó que su padre era trabajador textil y su madre profesora de geografía. A la edad de 10 años se maravilló con una filmación de su padre en un viaje al continente asiático. Marta afirma que ese video fue el disparador que la llevó con el tiempo a meterse de lleno en los sabores de esta cocina. Como todo en la vida, el conocimiento práctico debe ser acompañado con teoría. Nuestra anfitriona agradece mucho -como todos sus alumnos- el haber estudiado en la escuela de la gran Alicia Berger.

 

Sugerencia a los comensales: si no comés picante, no te hagas el canchero, hacele caso a los camareros que te van a saber guiar para que por un capricho no arruines tu comida o tu primera cita. Para corroborar esta afirmación, Barreiro se autoinmoló y aceptó el desafío de probar el trago Fuego Salvaje (Vodka infusionado con chili, syrup de lima, campari y albahaca). El picor es como una “doble trompada”, su entrada en boca es agradable, pero el picante sube en intensidad y termina en un mano a mano como Rocky y Apolo Crid, pero entre lengua y paladar. Igual la experiencia vale la pena.

 

 

Captain cook tridente

 

 

La noche terminó con Marta y Miguel sentados en nuestra mesa compartiendo copas y experiencias: precisamente de lo que se trata la gastronomía. ¡Salud!