El vino es una excelente excusa – El Conocedor

Se celebró una nueva edición de la tradicional “Fiesta Nacional de la Vendimia” en Mendoza. Una festividad que traspasó las fronteras provinciales para consagrarse como una fiesta de nuestra historia.

apertura nota

Desde hace tiempo que la Fiesta Nacional de la Vendimia dejó de ser la celebración de los mendocinos; hace años, también, que ha dejado de ser una festividad en honor al vino. La Fiesta Nacional de la Vendimia se transformó en una de las más grandes festividades del calendario nacional y ha cruzado las fronteras provinciales de la región cuyana para transformarse en la memoria presente de la Argentina.

 

La fiesta lleva cada año un título diferente. Este 2016 fue bautizada “Vendimia de la identidad” y, cómo decía Julio Cortázar, “la cultura es el ejercicio profundo de la identidad”. Y si hay algo que nos demuestra el pueblo mendocino es que conoce su cultura, la nuestra.

 

Esta nueva edición fue dirigida por Alejandro Grigor y contó con la presencia de más de mil artistas en escena. “Vendimia de la identidad” narró entre luces, bailes y canciones la vida de un país que este 9 de julio cumple sus primeros 200 años.

 

Para los desconocedores del tema, la fiesta se celebra desde hace 80 años en la Ciudad de Mendoza y es una de las más importantes a nivel nacional. Su escenario es el imponente anfiteatro Frank Romero Day, el cual está emplazado al pie de los cerros mendocinos en pleno Parque San Martín: el pulmón de la capital cuyana.

 

colage

 

► Nuestra música cuenta historia
El eje central del espectáculo vendimial es la música que forjó nuestro país en estos 200 años. Grigor relata desde la orquesta en vivo los orígenes de nuestra historia, dando como punta pie inicial las marchas sanmartinianas, pasando por el folclore representado en cuecas, chamamés y malambos; como también narra la inmigración a través de música española e italiana hasta llegar al tango en representación de la zona del Río de la Plata. La historia finaliza con un emotivo “mini-concierto” de Nito Mestre interpretando canciones de Serú Girán, Spinetta y Cerati como representantes máximos del Rock Nacional.

 

► En honor al vino
Es cierto que la Fiesta de la Vendimia es un homenaje al vino, pero no lo es sólo a la bebida ya consumada. Es en honor al trabajo de una provincia que supo vencer las dificultades de una tierra árida y totalmente desértica para lograr el tan ansiado fruto de la vid.

 

Y el trabajo no se detuvo en sólo hacer vino, si no que de a poco lo transformaron “bebida nacional” y en una bandera en forma de botella que recorre el mundo entero llenándonos de orgullo y llevando lo mejor de nuestra tierra.

 

Será hasta el año que viene. Porque si algo nos enseñó a quienes solemos visitarla seguido, es que la vendimia no se celebra: se vive. Y, como afirma Jorge Sosa en su Tonada del otoño, el único secreto para disfrutarla al máximo es “andar con el alma hecha un niño” y así dejarse sorprender por una fiesta popular con despliegue internacional. ¡Salud!

 

reina papelitos

 

Por Pancho Barreiro desde Mendoza