Las Bodegas de San Patricio del Chañar @danielrosavino – El Conocedor

San Patricio del Chañar, un lugar en el Sur para disfrutar copa en mano.

San patricio

Entre los paralelos 38° y 39° de latitud Sur de nuestro país hay un lugar soñado, San Patricio del Chañar, cuyo nombre proviene de la fusión de San Patrizio (quien fue el santo protector de Campofilone, un pueblito de la localidad de la provincia de Fermo, en la región de las Marcas, en la Italia central), y del Chañar, un bello y austero árbol que abunda en la zona y por el cual se la llamaba así al paraje en la época de los fortines.

Esta región se caracteriza por sus fuertes vientos, con suelo y clima aptos para el cultivo de la vid, y de una buena amplitud térmica de más de 20 grados. Por eso, a fines de la década de 1990 e inicios de la del 2000, nacen un puñado de bodegas con el fin de generar una industria que le dé un valor agregado a su producto, grandes vinos y un turismo atractivo. Entre estas bodegas se encuentran:

 

Bodega Malma: de imponente vista desde la ruta, la Bodega Malma se levanta sobre un terraplén que hace las veces de cava, donde sus barricas y vinos estibados reposan y se crían al resguardo del cambio de temperaturas y de la luz solar. El nacimiento de Malma se inicia en el año 2001, cuando se plantan las primeras vides que darán el fruto para la primera cosecha en el año 2003. La bodega, que inicialmente se llamó NQN, fue construida a fines del 2002, y sus vinos son realizados por el enólogo Sergio Pomar, bajo la conducción enológica del reconocido Roberto de la Mota.

 

Entre sus vinos encontramos la línea P15, con Cabernet Sauvignon y Malbec como tintos, y un blanco, el Chardonnay. Le siguen los Malma Finca Papay, Malma Reserva de Familia, un espumoso extra brut, y cierran los Universo Malbec y Red Blend como iconos de la bodega, cuyo valor agregado es su hermosa posada rodeada de viñedos y su restaurante, dirigido por el reconocido chef Pablo Buzzo, que ofrece platos elaborados con productos de la Patagonia.

 

Bodega Patritti: de una imponente arquitectura, donde sus techos acompañan las lomas de los terrenos, simulando el movimiento del mar que en los principios de los tiempos cubrían donde hoy está el valle, su diseño fue realizado a pedido del enólogo Mariano Di Paola, quien continúa con la asesoría enológica de la bodega, llevada adelante por su enólogo de campo, Nicolás Návio. Patritti cuenta con dos líneas, la joven Lassia y la reserva Primogénito, donde se destacan el Pinot Noir y el Merlot. Otra de las posibilidades es su Wine in Barrel, un Bag in Box con un muy simpático envase en forma de barrica.

Si bien su circuito turístico es atractivo e interesante, en la bodega están terminando obras apuntadas para recibir aún mejor a los visitantes, como una nueva sala de cata, en la que en un sector se podrá apreciar una gran calicata, para ver cómo está compuesto el suelo donde crecen las vides.

 

Secreto Patagónico: Carlos Groppo es la cabeza de la familia que lleva adelante la bodega, que por el año 2000 plantó cepas de Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay, Pinot Noir y Sauvignon Blanc, pudiendo vinificarlas en el año 2006. Su línea Mantra, Mantra Reserva y Mantra espumoso nace como un homenaje al terroir patagónico, encerrando en su botella la magia, colores, sabores y aromas de la zona.

Se trata de la bodega más pequeña de San Patricio del Chañar, es por eso que pone su acento únicamente en vinos de alta gama y no en grandes producciones. A la hora del recorrido turístico, la vista panorámica es la más impactante de la región, dado que está ubicada en uno de los lugares más altos. Su sala de cata también tiene un gran atractivo, donde se pueden degustar sus vinos en una amplia mesa rodeada de las barricas de crianza. Los visitantes realizan el recorrido con el enólogo Santiago Del Pin, a quien podrán aprovechar para consultarlo sobre el estilo de sus vinos.

 

Bodega Del Fin del Mundo: es la más grande y pionera de la región; cuenta con unos 200 tanques de acero inoxidable, más de 100 piletas de hormigón, 2200 barricas de roble y 4 cubas de roble francés de 6000 litros, que le dan la capacidad de hacer unos 8 millones de litros de vino. En el año 1999 se comenzaron a plantar en las 870 hectáreas de suelos arenosos y pedregosos, donde crecen las variedades de Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Pinot Noir, Tannat, Cabernet Franc, Syrah, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Semillón y Viognier, para crear los vinos que realiza el enólogo Marcelo Miras con el asesoramiento del francés Michel Rolland.

Su vino ícono es el Special Blend, corte de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot, criado durante 15 meses en barricas de roble francés de primer uso. Es dueño de una buena estructura y elegancia resultando un gran exponente de la zona.

 

Bodega Familia Schroeder: la familia Schroeder se instaló en la Patagonia en los inicios del siglo XX, y a través del tiempo se dedicaron al rubro de la salud y a los medios de comunicación. Pero a partir de la década del 2000 se volcaron a la industria del vino.

La bodega posee un diseño moderno que mezcla belleza y modernidad para la elaboración de vinos, en el que participó, para hacerla a medida, el enólogo Leonardo Pupato. Tiene 5 niveles de producción, dos salas de barricas, una para la crianza de sus vinos y otra para la fermentación. También cuenta con 2 centrales meteorológicas que son de gran importancia para el manejo del viñedo. En su finca se encuentran tres tipos de suelos: pedregosos en su parte alta, arenosos en el medio y arcillosos en la baja.

Su vino ícono es el Familia Schroeder, blend de Pinot Noir, Malbec y los varietales de edición limitada Malbec y Pinot Noir que reposaron entre 18 a 24 meses en barricas nuevas francesas. Su restaurant es de primer nivel, conducido por el chef Ezequiel González, donde no sólo se disfrutan sus platos, sino también de una vista soñada a los viñedos. Otro atractivo es el avistaje de los restos fósiles del Panamericansaurus Scroederi, que fueron encontrados cuando se comenzó la construcción de la bodega, y que pueden verse en un sector de la misma.