Vinos para el finde – El Conocedor

A la hora de descorchar un vino no sólo hay que tener en cuenta la comida con la que se va a acompañar, sino también el horario y -sobre todo- la compañía.

vinos-finde

El frío comienza a despedirse de a poco y los días primaverales avanzan a paso a lento con un sol incipiente. Para despedir el último fin de semana de septiembre, en El Conocedor elegimos cuatro vinos para disfrutar este sábado y domingo con estilos de producción bien distintos… y para todos los gustos.

 

Rosado: Mientras preparamos el asado
Es el momento preciso: Ahí, de pie frente a la parrilla, post “prendida del fuego” y mientras acomodamos la carne y las achuras, nada como un rico rosado bien frío para aplacar el calor de las brasas.
La línea The apple doesn’t fall far from the tree Rosé (la manzana no cae tan lejos del árbol) es un pequeño homenaje que le hace Matías Riccitelli a su padre Jorge: el reconocido y multipremiado enólogo. Este Rosé es un rosado al mejor estilo francés, de color rosa pálido con buena acidez y frescura en boca; fácil de beber y hecho con base de Malbec y un “toque” de Pinot Noir, que le aporta la elegancia perfecta a un vino que no pasa desapercibido.
Precio: $210

 

Tinto: El almuerzo, con carne y achuras
Seguimos con “los vinos de familia bodeguera”. José Lovaglio es hijo de la gran enóloga Susana Balbo, quien desde hace seis años lleva adelante su proyecto propio. El estilo de los vinos de José Lovaglio representa la conjunción de lo aprendido en “casa” y sus estudios de enología en California, Estados Unidos, donde busca resaltar al máximo la expresión de cada viñedo.
Vaglio Temple 2014, es un Malbec 100% de un antiguo viñedo ubicado en Anchoris, Valle de Uco. Es un malbec clásico: claro, directo y con potencial de guarda, que con el tiempo irá ganando matices interesantes de descubrir. Ideal para acompañar una colita y las achuras. Recomendación: comprar de a pares, una para disfrutar hoy y otra para guardar.
Precio: $220

 

Blanco: A la tardecita, con los quesos.
Las siete de la tarde es el momento en que nuestro cuerpo nos pide algo para picar y disfrutar de un tarde de relax. Sylvestra Sauvignon Blanc, de Bodega Bressia, es el elegido para cuando cae el sol.
Se trata de un Sauvignon Blanc “de manual”, donde las notas cítricas están bien presentes y la acidez en boca refresca con un sabor bien amable, que al conjugarlo con diferentes quesos y embutidos harán que nuestro paladar se rinda a la paz del atardecer.
Precio: $165

 

Espumante: No sólo para el brindis
Si bien nuestra costumbre es descorchar un “champagne” para celebrar algún motivo en especial, los expertos en la materia afirman que el momento perfecto de las burbujas es antes de la comida para abrir el apetito. Pero, ¿por qué no comer con espumantes? Tal vez la respuesta más acertada es afirmar que una botella puede no ser suficiente para acompañar todo el plato.
Sin embargo, es bueno hacer el intento y el Rosa de los Vientos de Familia Schroeder puede ser un gran compañero de un plato de pastas secas, con alguna salsa suave. La acidez de las burbujas combinada con la fruta de este 100% Pinot Noir maridarán muy bien con el mismo principio que tiene la salsa de tomate: Fruta y acidez.
Precio: $250

 

Por Pancho Barreiro (@pansso)