Ciberataque de Conti golpea estabilidad económica del país 

  • Respuesta del Gobierno es crucial para minimizar consecuencias 

El ciberataque contra distintas instituciones públicas del país por parte del grupo delictivo Conti ha generado una serie de afectaciones durante la última semana.  

Las aduanas han estado paralizadas, la recaudación de impuestos del Estado no ha podido llevarse a cabo y los servicios digitales de distintos entes gubernamentales han sido afectados por la inhabilitación de los sitios web de las instituciones de forma preventiva. 

Para el economista Eduardo Sayegh, los atrasos ocasionados por los trámites aduaneros están generando costos elevados al sector importador y exportador del país. 

“Por el momento las consecuencias económicas están en función de los atrasos en la comercialización de los productos y servicios que dependen de los procedimientos aduaneros y de facturación”

indica. 

En cuanto al sector exportador, el también consultor en dirección estratégica y financiera destaca que se trata de una afectación al principal motor de la economía nacional en tiempos de recuperación postpandemia. 

“Existen muchos productos perecederos o con caducidad en el corto plazo que no se están pudiendo comercializar al haber problemas en las plataformas de Hacienda en este caso. Por ejemplo, pequeños comerciantes que no pueden emitir facturas porque los sistemas no responden de la forma adecuada y sin ese documento no pueden despachar o entregar sus productos”

explica. 

Sayegh hace énfasis en que la recaudación fiscal está enfrentando una disminución momentánea, dada la falta de accesibilidad a las plataformas del Ministerio de Hacienda, lo cual imposibilita la consulta y el pago de diversos cánones y liquidaciones fiscales. 

Costa Rica en jaque ante el cibercrimen 

Sin duda, la situación de cibercrimen que enfrenta el país actualmente ha puesto en jaque a la nación. El economista explica que el ataque de Conti implica pérdidas para Costa Rica hacia muchos sentidos. 

En términos cualitativos, el consultor expresa que definitivamente prima una sensación de inseguridad e incertidumbre en el panorama nacional que se torna como elemento negativo y destructivo para un país que busca estabilidad. 

“Mi criterio es que este ataque no es un tema de dinero, sino que busca amenazar la estabilidad del país en una coyuntura de transición”

expresó el presidente Carlos Alvarado este jueves durante la conferencia de prensa. 

Aunado a esto, existe una caída en la imagen del país con respecto al manejo de crisis y sus posibles desenlaces. 

En este sentido, en el panorama internacional se mantiene la expectativa sobre el acontecer costarricense al punto de que otras naciones como Estados Unidos, Israel y España han extendido su ayuda para contener los ataques cibernéticos que enfrenta actualmente el país. 

Acerca de las consecuencias cuantitativas, el economista destaca que, más allá de las afectaciones que pueden generar los atrasos en el restablecimiento de las plataformas digitales de Hacienda, también existe un grado de vulnerabilidad sobre posibles ataques a otras instituciones como el Expediente Digital Único en Salud (EDUS) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), por ejemplo. 

“Este ataque pone de manifiesto la importancia de extremar medidas en cuanto a la ciberseguridad; recordemos que el mundo está en un cambio de era y pasando del mundo físico (papeles en archivos) al mundo digital (documentos y carpetas en el ciber espacio). Se espera que estos ataques se sigan perpetrando y cada vez con más frecuencia y con mayor alcance”

señala. 

Consecuencias podrían extenderse solo al corto plazo, según gestión del Estado 

Para Sayegh, es posible que este evento de cibercrimen no se extienda más que un par de días más, lo cual implicaría solamente consecuencias de corto plazo para los afectados principales como el sector de comercio exterior y el sector productivo, comercio y servicios en general. 

No obstante, el economista resalta que esto dependerá de la capacidad del Estado por asegurar las plataformas informáticas y proveer mecanismos alternativos para la realización de trámites, así como brindar soluciones para los usuarios. 

En este sentido, el consultor financiero explica que el Estado puede enfrentar consecuencias económicas como las siguientes: 

  1. Riesgo de perder información de carácter confidencial de diversos sectores (ej. Declaraciones, expedientes judiciales, médicos, etcétera) que podría ser objeto de extorsión contra empresas o individuos expuestos y que el “rescate” sea exigido, siendo responsabilidad del Estado resguardar esa información. 
  1. Atrasos en la presentación y cobro de rubros, cánones y demás que dependen del acceso a las plataformas de las instituciones, siendo estas pérdidas o atrasos muy elevados, lo cual dañaría aún más las delicadas finanzas públicas. 
  1. Inversión cuantiosa, pero necesaria en sistemas que contengan y eviten los ciberataques 
  1. Pérdida de expedientes de cobro o causas contra diversos individuos y que, de una u otra manera, formaban parte de casos con retribución económica.  

Pérdidas económicas versus falta de ganancias 

Según explica el economista, es difícil cuantificar las pérdidas para el país en este momento. Por ello, destaca la importancia de diferenciar entre pérdidas económicas y falta de ganancia producto de la imposibilidad de concreción de negocios, la recaudación fiscal y acciones que implican intercambio de dinero. 

“Creo que si se toman en cuenta los dos factores podríamos estar hablando de la incapacidad de materializar intercambios económicos por cifras que superan los cientos de millones de dólares y que dependiendo del plazo que dure esta crisis de ciberseguridad se va a traducir efectivamente en decenas de millones de dólares en pérdidas”

concluye. 
Total
4
Shares
Nota anterior

Rodrigo Chaves nombra a cabezas del MEP, Salud, CCSS, Comex, DIS y otros 5 ministerios

SIGUIENTE NOTA

Criptomonedas: ¿Qué es un StableCoin?