¿Cómo han convivido las políticas de izquierda y derecha en la historia del país?

“Costa Rica lograba tener lo mejor de ambos mundos, un Estado muy participante, y cada vez que había crecimiento económico, ofrecía dividendos o reivindicaciones importantes a nivel laboral, salarial y social”.

Gustavo Araya, politólogo y profesor universitario.

En el contexto político mundial los términos de “izquierda” y “derecha” son utilizados para simplificar la forma de nombrar algunas ideologías o corrientes de pensamiento. 

Costa Rica no ha sido la excepción y ambas corrientes han estado presentes en las políticas públicas que se han desarrollado en el país, desde que estos términos fueron acuñados. 

El Conocedor conversó con el politólogo y profesor universitario, Gustavo Araya, para repasar cómo han sido las principales representaciones de estas tendencias en el periodo comprendido desde 1900 a la fecha. 

Inicios del Siglo XX 

De acuerdo con Araya, en los inicios del siglo anterior, Costa Rica vivió el auge del estado liberal, una corriente de pensamiento asociada a la derecha y que se caracterizó por el desarrollo económico y cultural, como la reforma de educación, obligatoria y gratuita y la construcción del Teatro Nacional. 

Sin embargo, contrario a lo que se cree, además de ser “el gran facilitador de que las cosas sucedan”, fue también, “un estado fuerte e interventor”, según el politólogo. 


Años 30 

En esta década, las primeras huelgas en las zonas bananeras marcan un hito en los movimientos catalogados como tendencia de izquierda en el país. 

Según cuenta el politólogo, para ese entonces existía en el valle central, principalmente, una izquierda “intelectual”, menos beligerante que la de los movimientos en la zona costera, nutrida principalmente por la clase alta que regresaba al país luego de estudiar en el extranjero. 

“Entonces las grandes reformas que se daban en Europa por el tema de las libertades y garantías sociales y laborales venían a dar aquí a Costa Rica por personas que habían estudiado en Europa. Lo que pasa en este grupo, de nuevo, menos beligerante, era un revisionismo del estado liberal costarricense, que estas otras garantías no las veía”, explicó. 

Este revisionismo del estado liberal buscaba una mejora en las condiciones laborales y sociales de la clase trabajadora, sustentada en los principios clásicos de la izquierda. 


Décadas de 1940 y 1950 

En los años cuarenta y cincuenta, especialmente con el triunfo del Movimiento de Liberación Nacional en el 48, el estado liberal de derecha y el revisionismo de los movimientos de izquierda  componen una mancuerna que permite acuerdos entre ambos. 

“Es una Costa Rica que tiene un eje muy corrido con respecto a otros países, más allá de los enfrentamientos que se daban por la bipolaridad mundial entre Rusia y Estados Unidos”. 

“Costa Rica lograba tener lo mejor de ambos mundos, un Estado muy participante, y cada vez que había crecimiento económico, ofrecía dividendos o reivindicaciones importantes a nivel laboral, salarial y social”, mencionó Araya. 


Recrudecimiento de la Guerra Fría 

En la década de 1970, cuando se agrava la disputa entre Rusia y Estados Unidos, surgen en Costa Rica partidos comunistas, como el Vanguardia Popular, -tendencia de izquierda– de una corriente más apegada a las corrientes izquierdistas internacionales de la época. 

Caracterizado, según explicó el politólogo, por el rechazo al imperialismo norteamericano y reflejado mayoritariamente en los sectores campesinos, víctimas de los enclaves bananeros. 

Es en esta década donde se empiezan a separar más claramente ambas tendencias. 


Mediados de los 80 y décadas de los 90 

Para esta época, el liberalismo pierde fuerza a nivel mundial y da espacio a la corriente neoliberal, ambas de derecha, que procura una eliminación de la participación del Estado en la economía prácticamente total, donde el control del Estado sea mayoritariamente a través del marco normativo. 

Es precisamente a mediados de los 80 que comienza el desmontaje del aparato institucional, que se consolida a finales de los 90 con el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez. 

“Es en esa época donde se dan todas las privatizaciones. Donde esta escuela neoliberal cobra auge y se recrudece el enfrentamiento contra la tendencia de izquierda en Costa Rica, que también se fragmenta”, explicó el politólogo. 

Araya agregó que este movimiento de izquierda ahora no puede catalogarse como solo uno, que en comparación a los movimientos de derecha es pequeño y muy beligerante, pero está muy dividido. 

En estos años, se gesta el modelo del Estado actual costarricense y se agudiza la confrontación entre ambas ideologías. 

Total
1
Shares
Nota anterior

Variante ómicron del Covid-19 mantiene en alerta a las autoridades de salud en el mundo

SIGUIENTE NOTA

Estos son nuestros destacados para hoy jueves, 2 de diciembre