¿Cómo influyen las encuestas en el financiamiento de las campañas políticas?

Partidos requieren mínimo 4% de los votos o una curul para recibir deuda política. 

El día de ayer, el jefe de campaña del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Randall Quirós, anunció que la agrupación recibirá un financiamiento extra por parte del Banco BCT para la campaña de la candidata Lineth Saborío. 

El monto que inicialmente era de 1.050 millones de colones fue duplicado, alcanzando un financiamiento de 2.100 millones de colones, para que el partido pueda utilizar en los comicios electorales del próximo año. 

El propio Quirós mencionó que el aumento fue posible debido al crecimiento en la intención de voto por la candidata en las encuestas más recientes. 

¿Qué es deuda política? 

Para entender mejor esta situación es necesario saber qué es y cómo funciona la deuda política. 

La deuda política es la cantidad de dinero que destina el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para que los partidos financien sus campañas electorales

Según el Código Electoral, el 0.19% del Producto Interno Bruto del año tras anterior a las elecciones corresponde al monto que se da a los partidos como parte de este financiamiento para los comicios.   

Sin embargo, para las elecciones de 2022, se aprobó la Ley de ahorro para la campaña política 2022, la cual disminuye este monto a un 0.085%, el equivalente a ¢19.800 millones.  

De esta cantidad solo 2.968 millones 638.354 colones (15%) serán de financiamiento anticipado, mientras que el 85% restante se reparte hasta ocho o 12 meses después del 6 de febrero. 

¿Cómo se reparte? 

El dinero se reparte en función de los resultados obtenidos por los partidos en las elecciones, pero no todos tienen derecho a cobrar este dinero. Solo se toman en cuenta los resultados de primera ronda. 

Los fondos disponibles se distribuyen entre aquellos que consigan al menos un 4% de los votos válidamente emitidos, o que al menos logren la elección de un diputado. 

Las agrupaciones deben presentar los comprobantes de todos los gastos que realizaron, los cuales se someten a revisión del TSE.  

Al concluir la revisión, el Tribunal autoriza que se le reintegre a cada partido el monto de deuda política que le corresponda. 

¿Cómo se financian los partidos? 

Como la mayor parte del dinero no se reparte inmediatamente, sino hasta tiempo después de las elecciones, las agrupaciones deben recolectar fondos de préstamos, donaciones y colocación de bonos para cubrir sus gastos. 

Para esto, emiten una serie de certificados con montos determinados que pueden ser adquiridos por personas interesadas en invertir en el partido, a fin de recibir rendimientos una vez que es entregado el monto según la cantidad de votos recibidos. 

Por ejemplo, una agrupación política puede emitir 10 bonos de un millón de colones que pueden ser comprados por un banco o un inversor. 

Luego de los resultados, el TSE determinará cuánto porcentaje de deuda política le corresponde al partido y este reintegrará el dinero de dichos bonos a la organización o persona que los haya comprado, sumándole intereses. 

El problema ocurre cuando el partido no cumple con los requisitos mínimos para recibir deuda política o no recibe la suficiente necesaria para hacer frente a los pagos. 

Entonces, ¿cómo influyen las encuestas en el financiamiento de los partidos? 

Viendo lo anterior, es que las encuestas toman relevancia para los partidos políticos y para quienes están interesados en invertir, ya que las utilizan como fuente de información para determinar cuáles agrupaciones podrían obtener una cierta cantidad de votos que les garantice recuperar el dinero cedido.  

Por ejemplo, la subida constante de Lineth Saborío (PUSC) en las últimas encuestas, representa cerca de 1.000 millones de colones adicionales en su campaña, por parte del Banco BCT. 

De igual manera, la baja intención de voto que se evidencia en las encuestas para el Partido Acción Ciudadana (PAC) y su candidato Welmer Ramos, ha mermado el acercamiento de inversionistas a adquirir bonos de deuda política. 

Este sistema especulativo no es infalible y no garantiza que los bancos o inversores van a recuperar el dinero depositado o van a generar intereses.  

En las últimas elecciones, el Partido Restauración Nacional (PRN) fue el mayor beneficiario de deuda política, con cerca de 6.000 millones de colones, pese a encontrarse por debajo del margen de error de las encuestas dos meses antes de las votaciones. 

Además, en dichos comicios del 2018, el Partido Movimiento Libertario (ML) no recibió dinero por parte del TSE por no lograr ninguna diputación ni el 4% de los votos válidos, pese a haber recibido financiamientos externos, lo que derivó en un serio debilitamiento del partido y la migración de sus principales figuras, como su excandidato Otto Guevara. 

Total
1
Shares
Nota anterior

Nuestra información destacada para el jueves, 23 de diciembre

SIGUIENTE NOTA

¿Cuándo ha sido más caro el combustible?