De la cúspide al precipicio: el paso de Rodolfo Méndez Mata por el MOPT

  • OIJ realizó allanamientos en casas del ministro, hace una semana. 

Rodolfo Méndez Mata y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) conforman uno de los binomios más inseparables en el imaginario de cualquier costarricense.  

Y no es para menos, es la persona que ha ostentado el puesto más alto de la institución durante más tiempo en la historia de Costa Rica. 

Los últimos meses han supuesto el andar más turbulento de su carrera política, en contraste a unos primeros años de gestión, en los que fue sin duda una de las figuras más destacables de la administración Alvarado. 

Pero, ¿Por qué ha sufrido daños la imagen de una de las caras más significativas del MOPT? 

Para responder lo anterior, es necesario hacer un recorrido por la historia de Méndez Mata. 

¿Quién es Rodolfo Méndez Mata? 

Nacido en San José, un 3 de marzo de 1937, Méndez Mata fue uno de las pocos ticos en la época (1950) que realizó estudios superiores de educación en el extranjero. 

Concretamente, el ministro del MOPT se graduó como ingeniero civil de la Universidad de Kansas, Estados Unidos. Posteriormente, obtuvo una especialidad en ingeniería vial y de transportes de la Universidad del Estado de Ohio, también en el país norteamericano. 

Este paso por la academia le valió para ingresar a la institución que posteriormente lideraría. Al inicio, el josefino fue parte del laboratorio de materiales y su primer puesto de mando llegó en 1960, cuando asumió como subdirección de la Oficina de Defensa Civil. Tiempo después, fue nombrado director de Vialidad. 

Llegó al viceministerio del MOPT en el gobierno de José Joaquín Trejos (1966-1970). Apenas ocho años después, en 1978, Méndez Mata llegó por primera vez al puesto que marcaría su carrera: ministro de Obras Públicas y Transportes. 

Desde allí impulsaría una serie de proyectos de infraestructura que hoy son utilizados por la gran mayoría de personas a diario, como la carretera entre San José y Ciudad Colón, así como los primeros pasos a desnivel y las primeras rotondas nacionales. 

Posteriormente, Méndez Mata tendría dos pasos por la Asamblea Legislativa, como diputado de la República por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC): 1986 a 1990 y 1994 a 1998. 

En medio de estos periodos legislativos, el miembro fundador del PUSC también participó activamente en el gobierno de Rafael Ángel Calderón, ocupando la silla de mayor importancia en el Ministerio de la Presidencia (1990-1992) y el de Hacienda (1992-1994). 

Veinte años después de dejar el liderazgo del MOPT, en 1998, Miguel Ángel Rodríguez decidió echar mano del ingeniero y lo regresó a la cabeza de dicha institución, puesto al que finalmente regresaría curiosamente también 20 años más tarde, en 2018. 

Un nuevo reto para “renovar” al MOPT. 

En este momento empieza el periodo más activo, al menos a nivel mediático, de Rodolfo Méndez Mata desde que su nombre se hizo conocido, casi 60 años atrás. 

Como parte de los intentos del presidente Carlos Alvarado por conformar un gobierno de “unidad nacional”, el mandatario “tomó prestadas fichas” de otros partidos políticos ajenos a Acción Ciudadana (PAC), entre esos el ingeniero tantas veces mencionado. 

Como no podía ser de otra forma, Alvarado le encomendó la misión de liderar los proyectos de infraestructura desde el MOPT. 

Con 81 años encima y con una carrera que para muchos ya había finalizado, Méndez Mata se puso manos a la obra y se convirtió en la primera persona en ostentar el cargo mayor de dicho ministerio en tres periodos diferentes. 

“La institución requiere un remozamiento, la institución ha perdido el músculo, se necesita remodelarla, revisar los procesos de ejecución de obras y mejoramiento de los servicios de transporte público”,

comentó el ministro en 2018, al momento de asumir el puesto.

Los años dorados de mieles y glorias. 

Como casi cualquier matrimonio normal, los primeros años de Méndez Mata al mando del MOPT en su tercer paso por la institución fueron una “luna de miel”, tanto con la prensa, como con miembros del Gobierno y ante la opinión pública en general. 

Unos aplaudían la energía que desprendía el ministro pese a su avanzada edad. Otros le respaldaban por sus ideas de sectorización que mejorarían la movilidad y, por ende, calidad de vida de miles de personas. Algunos más agradecían los innegables avances en carreteras importantes que ha tenido el país en los últimos años. 

¿Cómo no? Bajo la dirección de Méndez Mata, los costarricenses han estrenado el nuevo puente sobre el Río Virilla en la Ruta 32, los nuevos pasos a desnivel en Circunvalación, las ampliaciones en la carretera San José – San Ramón, el puente binacional en Sixaola, entre otras obras. 

Fue así como, en estos primeros años de administración, el jerarca del MOPT se dio el gusto recibiendo galardones. En 2019, la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) reconoció al ingeniero como el funcionario del año, por su trabajo en el ministerio y las grandes inversiones que se realizaron en ese momento. 

De igual manera, hace un año la Academia Morista Costarricense otorgó la Orden del Mérito Morista a Méndez Mata, por representar los valores y principios del expresidente, Juan Rafael Mora Porras. 

En dicha oportunidad, el presidente Carlos Alvarado señaló que el ministro “tiene una carrera de servicio público que la palabra distinguida es muy corta”. 

La llegada de las sombras. 

Solo tres meses después de recibir este galardón, iniciaría quizá el periodo más turbulento en la carrera de Méndez Mata.  

La mañana del 14 de junio del 2021 fue una que no olvidará fácilmente el ministro ni muchos otros funcionarios del MOPT, así como otros políticos y empresarios del sector construcción. 

El Organismo de Investigación Judicial emprendió una serie de allanamientos en distintos puntos del país, incluyendo casas de habitación y algunas oficinas públicas y privadas, incluyendo las del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi). 

Este golpe, aún al día de hoy, mantiene en privación de libertad a las cabezas de las dos principales compañías de desarrollo de infraestructura en el país: MECO y H. Solís. 

Sin embargo, no fueron los únicos señalados. Era imposible que el nombre de Rodolfo Méndez Mata no apareciera impreso en todos los diarios del país, así como en las locuciones de cada medio de comunicación. 

La cabeza del MOPT, el jerarca que inició en el ministerio 60 años antes, estaba siendo involucrado y salpicado por uno de los casos de corrupción más grandes en la historia de Costa Rica: el caso Cochinilla. 

“Repudio y condeno la conducta de aquellos funcionarios que en el ejercicio de sus deberes hayan traicionado la confianza en ellos depositada, pero y sobre todo, traicionado la esperanza del pueblo de Costa Rica”,

declaró Méndez Mata aquella mañana al conocerse los hechos.


Investigaciones en su contra. 

En ese momento, el jerarca declaró que, una vez conocida la situación, la denunció ante el OIJ. Sin embargo, horas después, este organismo desmentiría al ministro. 

En los archivos del ente investigador, se destacó que la red corruptora habría influenciado sobre Méndez Mata para generar un beneficio económico indebido para la constructora H. Solís. Según se supo posteriormente, la dueña de esta empresa, Mélida Solís (detenida actualmente) tenía acceso directo para reunirse con el ministro. 

Días después, la Fiscalía confirmó que dio inicio a una investigación en contra del ingeniero, por “incumplimiento de deberes” relacionado al Caso Cochinilla. 

Estas situaciones le generaron un llamado por parte de una comisión investigadora de la Asamblea Legislativa, durante el mes de enero, para declarar sobre sus posibles participaciones directas o indirectas en este caso. 

Allí, Méndez Mata se limitó a decir que él desconoce las razones por las cuales Conavi actuó y se desligó de cualquier decisión que allí se tomara. 

“Nos han querido ver la cara al país completo y a esta Comisión. Haciendo aseveraciones, tratando de quitarse las responsabilidades que la ley misma no permite que se quiten. Cuando asumimos una silla, la asumimos con todos los deberes y obligaciones”,

señaló la diputada liberacionista, Paola Valladares.

Fue así como, hace exactamente una semana (10 de marzo) y ante la sorpresa de todos, el OIJ allanó la sede central del MOPT y dos casas de habitación, incluyendo el hogar de Méndez Mata, que se encontraba en el lugar al momento de los hechos. 

El fiscal subrogante a cargo de la investigación, Miguel Ramírez, mencionó que el proceso se realizó con el fin de “buscar pruebas relacionadas con presuntas irregularidades en el manejo de plantas asfálticas y la supuesta conversión de rutas cantonales a nacionales, aparentemente, en beneficio de terceras personas”.

“Al respecto, debo señalar que las autoridades han realizado un operativo de acuerdo con sus competencias, con el objetivo de avanzar en una investigación ya conocida por toda la ciudadanía y ampliamente cubierta por los medios de comunicación, sobre la cual han recibido toda mi colaboración y la de la Administración del Ministerio a mi cargo”,

dicta un comunicado emitido por el ministro.

Es así como una carrera de más de 60 años en el MOPT se encuentra en su punto más revuelto. De ministro galardonado, para muchos el mejor funcionario del actual Gobierno, ahora es señalado y salpicado por un caso que aún dará mucho de qué hablar. 

Total
21
Shares
Nota anterior

Combustibles aumentaron porcentualmente lo mismo en los últimos 12 meses, que en 5 años previos 

SIGUIENTE NOTA

Diputados utilizan tarjeta de uso legislativo para pago de gasolina a terceros, dice OIJ