Édgar Robles: “Los fondos de pensiones se están exponiendo mucho. Hay un riesgo excesivo”

“Los rendimientos que se obtienen localmente son inferiores a los que se podrían obtener en el exterior” 

Las operadoras de pensiones tienen por responsabilidad no solo administrar los ahorros de los trabajadores en el país, sino también buscar los mejores rendimientos para hacer crecer ese dinero. 

Sin embargo, como hemos comentado en artículos anteriores, las inversiones actuales están lejos de ser óptimas y, por lo contrario, para muchos expertos la concentración del 60% del fondo en títulos del Gobierno resulta preocupante ante la pobre situación fiscal del país. 

Para Édgar Robles, quien fue jerarca de la Superintendencia de Pensiones (Supen) entre el 2010 y el 2015, hay muchos aspectos que hacen que las inversiones actuales del portafolio sean riesgosas, ya sea por posibles impagos o por la volatilidad de los rendimientos. 

Además, el exsuperintendente y actualmente director del posgrado de Economía en la Universidad de Costa Rica, cree que ante un escenario de default es poco lo que podrían hacer las operadoras para salir de esa situación. 

Desde que en el 2019 cambiaron los porcentajes que permiten ahora invertir más del 55% en gobierno central, 4 operadoras superan ese porcentaje, incluso el BN llega hasta cerca del 70%. ¿Le parece que esto está bien o mal? 

El límite para invertir en todo el sector público está en 85%, por eso en varias operadoras ese porcentaje está rondando el 70%. Esto está mal. Los fondos de pensiones se están exponiendo mucho. Hay un riesgo excesivo de exposición a un solo emisor, un emisor que además tiene una calificación crediticia muy pobre.  

La deuda pública costarricense está catalogada en los mercados internacionales como una deuda altamente especulativa y eso implica que es peligroso. Es una deuda que está más cerca de ser degradada aún más que de ser mejorada en la calificación.  

Al decir que es peligroso me refiero a que la situación fiscal está lejos de ser resuelta y vamos a enfrentar en el futuro mucha volatilidad en el precio de los títulos y eso conlleva mayor riesgo de mercado, además de mayor riesgo de crédito, o sea el riesgo de que haya default es mayor en comparación a otras deudas de otros países que tienen mejor calificación que la nuestra. También hay un riesgo en que la volatilidad del rendimiento de esos bonos va a ser mucho más alta en comparación con una deuda que es mucho más segura. 


¿Sucede algo similar en otros países? 

Pues sí, a nivel latinoamericano sucede con la deuda de El Salvador, República Dominicana y Costa Rica. En general estos tres países tienen la peor calificación crediticia en materia de fondos de pensiones de capitalización individual y son los países donde más se permite una inversión en deuda pública.  

Notas de interés  Plataformas de precarización: un modelo de negocio rentable a nivel mundial a costilla de los colaboradores

¿Qué pasa si en algún momento de crisis el gobierno central no puede seguir pagándole a las operadoras? 

Si el Gobierno central no puede seguir pagándole a las operadoras entraría en un default. Esa es la situación que está ocurriendo actualmente en Argentina y en Venezuela donde ambos países no tienen sistemas de capitalización individual y todos los tenedores de deuda de esos países están en lo que se conoce como un default selectivo y ese riesgo existe en el caso costarricense. 


¿Qué podrían hacer las operadoras en un escenario así? 

Es poco lo que pueden hacer en ese momento. Generalmente, cuando eso sucede lo que hace el Gobierno es renegociar la deuda con los tenedores y es una renegociación forzada. Es ahí cuando se entra en el default selectivo y ahí están en riesgo los ahorros de los trabajadores. 


¿Por qué las operadoras no diversifican más y concentran tanto en el sector público y principalmente en el gobierno?  

En primer lugar, hay presiones políticas en todos los países, pero en los países donde los gobiernos tienen altos déficits fiscales, como El Salvador, Costa Rica y República Dominicana, hay presiones políticas para que las operadoras de pensiones inviertan más en el Gobierno. Una forma de forzar a las operadoras a invertir más en el Gobierno es justamente impedirles que inviertan mayores porcentajes en el exterior, la cual es una forma en la cual se puede diversificar ante la ausencia de otros emisores en Costa Rica, en este caso.  

En Costa Rica existen muy pocos emisores, más del 95% de las transacciones de mercado se concentran en títulos de Gobierno, no hay mercado accionario y los fondos de pensiones deberían invertir en sector público, sector privado, mercados accionarios y en mercados de deuda. Si nosotros limitamos la capacidad que tienen las operadoras de pensiones para invertir en el exterior pues automáticamente las estamos obligando a comprar localmente y localmente solo se ofrecen títulos de deuda pública. 


¿Qué hace que invertir en el gobierno sea tan atractivo? 

En realidad, no es atractivo como tal. Los rendimientos que se obtienen localmente son inferiores a los que se podrían obtener en el exterior, incluso asumiendo un menor nivel de riesgo. No es que sea atractivo, es que la regulación se desarrolla y se ha desarrollado en los últimos años para que las operadoras de pensiones inviertan más en títulos del Estado. Esa es una de las críticas que se ha hecho. El sistema de pensiones costarricense está muy concentrado al sector público.  

Notas de interés  Especialista sobre negociación con el FMI: “Económicamente no es la solución”

Si eso no cambia los fondos de pensiones no se diferencian mucho a un sistema de pensiones que es con cargo al presupuesto público, porque depende del pago de los intereses, el cual va al presupuesto nacional y el pago del principal que también va a una cuenta de Gobierno. 

Total
56
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Default económico del Gobierno dejaría en jaque a fondos de ROP y FCL

Next Post

Operadoras de pensiones concentran inversiones en Gobierno pese a ser títulos altamente riesgosos