Especialista sobre negociación con el FMI: “Económicamente no es la solución”

Importancia de la negociación radica en mejorar imagen del país en los mercados internacionales. 

Como parte de los esfuerzos del Gobierno por mejorar las finanzas públicas, se ha negociado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo de 1750 millones de dólares, que incluye cumplir con una serie de condiciones, incluidos proyectos de ley que deberán ser aprobados en la Asamblea Legislativa.

Debido a estas propuestas, se ha generado una discusión en las últimas semanas desde varios frentes, comenzando por el Plenario. Sin embargo, también han surgido desde organizaciones externas, como cámaras empresariales y universidades.

Pero, ¿qué tan importante es esta negociación para los especialistas?

Gustavo Araya, analista político de la Universidad de Costa Rica, mencionó que esta negociación pasa más por un tema político que económico.

“Económicamente no es la solución. Hace que podamos acceder a un préstamo de 1750 millones de dólares con condiciones puestas por el Gobierno, que finalmente el Fondo es quien decide si las acepta”, señaló el politólogo.

De igual manera mencionó que el valor de la negociación es realizar ajustes al Estado mediante la propuesta de empleo público y otros proyectos como el de renta global dual.

Para Jonathan Acuña, economista y asesor legislativo del Frente Amplio, la importancia de tener esta discusión radica en evitar que la deuda del país siga creciendo e impida la inversión de recursos en educación y salud.

Eso sí, Acuña es claro en afirmar que esto no depende de un crédito específico. “Con o sin negociación con el FMI igual tendríamos esta discusión ahorita”, apuntó el asesor.

No hemos demostrado la capacidad de poder llegar a consensos”.

Gustavo Araya

Las calificadoras de riesgo

Ambos especialistas coinciden en la importancia de lograr acuerdos que permitan una mejor imagen del país de cara a entidades financieras internacionales.

“Costa Rica ha estado en el ojo de las empresas y las organizaciones calificadoras de riesgo, no con una tendencia o calificaciones negativas por el Estado y su economía solamente, si no peor aún porque como país no hemos demostrado la capacidad de poder llegar a consensos”, mencionó Araya.

Por su parte, el frenteamplista explicó que si el país no logra avanzar con esta discusión cada vez serán más altas las tasas de interés de los fondos que le presten a Costa Rica. De igual manera, mencionó que el Gobierno tiene que tomar decisiones en función de los intereses de sus ciudadanos y no para “quedar bien con los mercados”.

Notas de interés  Impuesto a las casas de lujo: viviendas de más de ₡150 millones se verían afectadas

Es importante señalar que, desde que se aprobó la agenda de negociación con el FMI, han bajado los intereses de los préstamos que tiene el Estado.

¿Qué tiene que lograr el país para adquirir el préstamo?

“Nosotros nos pusimos la meta de tener el déficit fiscal bajando a partir del año 2023-2024. Cumplir esa meta es lo que le importa al FMI”, señaló Acuña.

Sin embargo, para lograr esta meta será fundamental que la Asamblea Legislativa apruebe proyectos de ley que generen más ingresos y otros que permitan reducir gastos del Estado.

En esa vía, el analista político mencionó que la propuesta sobre la renta global dual y la relacionada a empleo público son imprescindibles para aspirar a este préstamo. “El resto son digamos accesorias. Por ejemplo, la propuesta de aporte solidario de empresas públicas es accesoria. En realidad, no es dinero despreciable, pero no es relevante”, añadió.

Para el politólogo, estos dos proyectos vendrían a ser como una segunda reforma fiscal, similar o incluso con mayor nivel de recaudación que la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobada en el año 2018.

¿Y si no cumpliéramos la meta?

“Lo que entendimos es que no habría abonos siguientes al inicio del préstamo. El contrato lo más probable es que diga que en el momento que el país lo apruebe le hacemos el primer giro, luego vendrá un cronograma que está ligado a que ustedes cumplan estas metas y cuando las hayan cumplido les hacemos otro giro”, explicó el asesor legislativo.

Es importante señalar que, actualmente, el contrato con las condiciones del empréstito no ha sido presentado a la Asamblea Legislativa, por lo que no es posible conocer con exactitud los detalles del mismo.

¿Qué tan posible es que se aprueben los proyectos de ley en la Asamblea?

Araya considera que hay quienes están trabajando para lograr que se apruebe la propuesta mientras que otros la quieren hacer inviable. “De momento está viva y pareciera que sí”, señaló.

Por el otro lado, Acuña no es tan optimista en cuanto a esta negociación.

“No los veo avanzando en el cortísimo plazo, pero en política todo cambia muy rápido. Algunos proyectos podrían tener más viabilidad de avanzar y otros mucha menos. Por ejemplo, impuesto sobre casas de lujo es más simple, se le hacen unos cuantos arreglos y avanza, pero el de renta global dual no.”

No se vale poner en riesgo la integridad del país por estrategia política electoral”

Jonathan Acuña

Carrera contra el tiempo 

Notas de interés  Negociación FMI: la propuesta del Gobierno para salir del déficit fiscal

Ambos especialistas consideran que es importante que el diálogo se intensifique en el mes de marzo, esto porque las discusiones por el Directorio de la Asamblea siempre se dan durante el mes de abril y suelen acaparar los otros temas de debate.  

“Estamos en año electoral. Hay muchos malabares politiqueros. Espero que los partidos políticos tengan la capacidad de comprender la gravedad de la situación, no solo fiscal, si no también socioeconómica. No se vale poner en riesgo la integridad del país por estrategia política electoral”, puntualizó Acuña. 

¿Cuántos proyectos ve viable que se aprueben en la Asamblea Legislativa?
Total
2
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Conozca los días feriados para este 2021

Next Post

Conociendo el Poder Judicial: ¿Qué es la Sala Primera?