Guerra Rusia – Ucrania: ¿qué son los tratados de Minsk?

  • Conflictos en Donetsk y Lugansk han cobrado más de 14.000 vidas 

Los acuerdos de Minsk son dos pactos firmados por representantes de Ucrania, Rusia, la República Popular de Donetsk (RPD) y la República Popular de Lugansk (RPL), con el propósito de finalizar la guerra en Donbás. 

Orígenes

En 2012, la suspensión súbita del acuerdo de adhesión a la Unión Europea del mandatario ucraniano de entonces, Víktor Yanukóvich, provocó una serie de protestas masivas que culminaron con la destitución del presidnete y el ascenso al poder de Petro Poroshenko. 

Posterior a esto, Rusia intervino militarmente a la península de Crimea en Ucrania con el pretexto de proteger a sus habitantes. Luego de un referendo y con 95% de los votos a favor, Crimea fue anexada a la Federación Rusa. 

Dicha adhesión no es reconocida por el gobierno de Ucrania y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, las tropas rusas permanecen en la región desde entonces. 

A partir de abril 2014, en la región de Donbás, ubicada al este de Ucrania, se presentaron enfrentamientos armados entre grupos prorrusos y el gobierno ucraniano

Es así como luego de varias conversaciones en Minsk, capital de Bielorrusia, llegó el primer acuerdo.  

Minsk I 

Este fue firmado en septiembre de 2014, bajo el auspicio de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). 

El propósito principal era el alto al fuego inmediato entre el ejército ucraniano y las fuerzas separatistas prorrusas de la RPD y la RPL mediante un protocolo de 12 puntos. Sin embargo, el acuerdo fracasó por violaciones de ambas partes; aparte de no tratar el estatus de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.  

Minsk II 

Ante esto, en 2015 surgió el Minsk II a raíz de conversaciones entre Putin y los líderes de Ucrania, Francia y Alemania. Asimismo, este segundo pacto, compuesto por 13 partes que profundizaba las disposiciones del anterior, tuvo la ratificación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.  

Este acuerdo, además del alto al fuego, incorporaba la concesión de estatus especial a Donetsk y Lugansk, así como el retiro de tropas y armamento ruso, una hoja de ruta para llevar a cabo elecciones locales y la amnistía de los dirigentes involucrados en el conflicto. 

Asimismo, también consideraba la liberación de rehenes y detenidos ilegalmente y una reforma constitucional ucraniana a partir de la adopción de una nueva carta Magna para finales de 2015. 

Esto implicaba un otorgamiento de autonomía a ambas regiones por parte de Ucrania, bajo la condición de recuperar el control de la frontera con Rusia

Fracaso de los acuerdos 

No obstante, los enfrentamientos no cesaron producto de las discrepancias entre Rusia y Ucrania sobre la interpretación diferente de su ruta política. Mientras que el gobierno ucraniano veía el tratado como una vía para unir a Ucrania y restaurar la soberanía del país, el gobierno ruso visualizaba un gobierno alineado en ambas regiones. 

Desde su firma, los monitores de la OSCE patrullan e informan diariamente sobre las violaciones del alto al fuego en la frontera. Incluso, en 2019 se llevaron a cabo nuevas conversaciones acerca del acuerdo entre Ucrania, Rusia, Francia y Alemania. 

Los combates al este de Ucrania entre los separatistas y las fuerzas ucranianas han continuado y, a la fecha, han cobrado más de 14.000 vidas. 

Estados Unidos, Reino Unido y Europa acusan a Putin de poner fin al acuerdo después de proclamar a Donetsk y Lugansk como repúblicas independientes. 

Total
3
Shares
Nota anterior

Economista: “Podría esperarse que el dólar sobrepase los 680 o 700 colones” 

SIGUIENTE NOTA

Ola de contagios Covid-19 sigue en declive