fbpx

Guía paso a paso para entender el caso Cochinilla

  • Sobornos a funcionarios públicos facilitaban la adjudicación de contratos a constructoras. 

El caso de corrupción conocido como Cochinilla salió a la luz pública el pasado 14 de junio, sin embargo, estuvo en proceso de investigación desde el 2019 y dio su estallido con la detención de 30 personas y más de 50 allanamientos. 

Entre los detenidos destacan funcionarios públicos, jerarcas de las principales empresas constructoras del país y colaboradores que fueron fundamentales en el desarrollo de la red que habría estafado unos 78.000 millones de colones al Estado. 

Sin embargo, desde que estalló el caso, ha surgido mucha información que hace que sea complejo comprender las dimensiones del mismo. Por esta razón, es necesario responder ciertas preguntas para entender cómo funcionaba este entramado de corrupción. 

A continuación, se explicarán los tres principales pasos que se llevaron a cabo para montar la estafa. 

Paso 1. Acaparando la construcción de obra pública. 

En el año 2019, MECO y H Solís se dejaron el 78% del presupuesto que destinó el Conavi a la conservación de vías. 

Pero entonces, ¿cómo conseguían los contratos de obra pública? 

Según los expedientes de la investigación del OIJ, una serie de requisitos colocados a dedo en los carteles de licitación favorecían a las empresas constructoras más importantes, mientras que dejaba por fuera a prácticamente el resto. 

De igual manera, MECO y H Solís habrían conspirado para dejar fuera de los procesos de adjudicación de proyectos a otras empresas del negocio de la construcción, como es el caso de Orosi. Esta compañía denunció que recibieron sobornos de pagos en efectivo con el fin de retirarse de una licitación. 

Adicionalmente, el presidente de esta empresa señaló que fue amenazado por altos jerarcas de H Solís, que le indicaron que no apelara ante la contraloría la adjudicación del contrato, ya que de todos modos “tienen comprado al Conavi”. 

También era común que se pagaran dádivas a funcionarios de la institución, con el fin de tener tratos preferenciales al momento de la selección de la constructora que llevara a cabo un proyecto de obra pública.  

Paso 2: Comprando funcionarios clave 

Según la investigación, las empresas constructoras generaban facturas falsas para pagarle sobornos de dinero a funcionarios del Conavi, con el fin de que estos aceleraran el giro de fondos de la institución en favor de las compañías. De esta manera, recuperaban el dinero de las dádivas. 

Estos pagos a diversos empleados públicos también se daban frecuentemente con comida. Según el expediente, la fiesta de fin de año del Conavi fue pagada por diversas constructoras, incluida MECO.  

En dicha actividad, donaron más de un millón de colones en efectivo, licor y 70 kilos de carne. Todo esto se tramitó a través de Carlos Solís, exgerente de la institución, quien ofreció a cambio un trato preferencial y expedito para agilizar los pagos de Conavi a las empresas. 

Notas de interés  ¿Qué es un allanamiento y para qué se realizan?

Además, según transcripciones de conversaciones obtenidas del expediente del OIJ, se habrían realizado pagos a funcionarias específicas, como a Carmen Madrigal, gerente de proveeduría de la institución, a cambio de tratos preferenciales en cuanto a contrataciones. Ella habría recibido 4.5 millones de colones provenientes de Constructora Herrera. 

El expediente también señala que los favores sexuales formaban parte de los sobornos. Incluso existen conversaciones donde se detalla el dinero que les costaba pagar este tipo de servicios en favor de los funcionarios.  

Paso 3: Supervisando sus propias obras 

Como se explicó anteriormente, la red de corrupción contaba con la ayuda de personeros de Conavi que facilitaban el giro expedito de dinero en favor de las constructoras. 

De esta manera, se aseguraban el flujo de caja que a su vez permitía el pago de dádivas a los funcionarios públicos que examinarían la calidad de las obras en construcción. 

Entonces, ¿cómo se beneficiaban aún más una vez iniciadas las obras? 

Según detalles de la investigación, las constructoras cotizaban el desarrollo de un proyecto a un precio bajo y con un tipo de material, sin embargo, se dieron casos donde el asfalto utilizado en la obra no correspondía con el especificado en la contratación. 

Es decir, utilizaban materiales más baratos y de peor calidad para abaratar costos una vez que iniciaban con la construcción. 

Esto se lograba camuflar con la supervisión técnica de las obras llevada a cabo por la empresa ITP. La misma fue creada por el propio dueño de MECO, Carlos Cerdas, para vigilar el desarrollo de sus propios proyectos, como se detalla en la siguiente nota

Por esta razón, surgió la importancia de Lanamme. Este es un laboratorio que estudia materiales y estructuras. El centro, que pertenece a la UCR, fue el que denunció irregularidades en los proyectos llevados a cabo por MECO, que con la ayuda del ITP, falsificaban datos para desmeritar los estudios del laboratorio. 

En 2019, MECO habría contratado por $2.500 (un millón y medio de colones) a Luis Guillermo Loría, excoordinador de Lanamme, para “traerse abajo” un informe del que señalaba fallas en la construcción de sus obras.  

¿Cómo se destapó el caso? 

Toda la operación que finalmente derivó en los allanamientos, el pasado 14 de junio, se desarrolló a lo largo de dos años. Durante este tiempo se mantuvieron intervenidos los teléfonos de la mayor parte de los implicados que posteriormente fueron detenidos. 

Según Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial, fueron denuncias particulares e información confidencial las que llevaron al organismo a investigar el caso, conocido posteriormente como Cochinilla. 

De igual manera, se aclaró que las denuncias no provenían del jerarca del MOPT, Rodolfo Méndez Mata. El ministro brindó declaraciones a los medios pocas horas después de que estallara el escándalo y señaló que él había señalado las irregularidades frente al OIJ, sin embargo, posteriormente él mismo se desmintió. 

Notas de interés  Diputados del PIN, Frente Amplio y Restauración Nacional son los que más gastan en asesores legislativos
Total
33
Shares
Deja un comentario
Nota anterior

Caso Cochinilla: MECO habría creado una red empresarial que le permitía fiscalizar sus propias obras

Next Post

¿Cómo hacía el CONAVI para pagar los sobreprecios a MECO y H Solís?