“Hasta ellos mismos (los bancos) dicen que esas cuentas son de hackers”

  • Usuario sufrió fraudes bancarios tanto en su cuenta personal como en la de su empresa

Un joven cartaginés sufrió dos estafas en tan solo cuestión de días. Sin embargo, esto no es lo más llamativo, sino que cada fraude fue realizado en una entidad bancaria diferente. 

Jairo Leiva, de 31 años, es dueño de una empresa donde trabaja. Durante una tarde, comenzó a recibir una serie de notificaciones en su correo electrónico que, inmediatamente, le encendieron las alarmas de que algo extraño estaba ocurriendo con el dinero empresarial. 

“En horas de la tarde me empezaron a entrar correos donde anunciaban que se está utilizando la tarjeta del trabajo que tengo en el Banco de Costa Rica”

explica. 

Se trataba de 10 transacciones que estaban realizándose; de las cuales dos no procedieron, pero ocho sí fueron efectuadas por un monto cercano a los ¢200.000. 

“En ellas los detalles venían de comidas rápidas y plataformas con OnlyFans y demás” 

cuenta.

De esta manera, Leiva procedió a apersonarse a las oficinas centrales de la entidad bancaria para externar su queja formalmente. 

Estafado por segunda vez en pocos días

Pasados los días de dicha situación tan lamentable que aún no se había logrado superar, para sorpresa de Jairo nuevamente se vio envuelto en una estafa bancaria. No obstante, en esta ocasión, se trataba de otra entidad financiera. 

“Llegaron tres mensajes de transacciones, pero esta vez fueron de mi cuenta personal en el Banco Nacional”

dice.

En esta ocasión, fueron cinco transacciones; de las cuales dos no fueron efectuadas y tres sí, las cuales fueron por un monto de ¢100.000. 

De igual manera, Leiva procedió a realizar la denuncia presencialmente en el Banco Nacional. 

Proceso de denuncia

Según cuenta Leiva, solamente llevó a cabo las denuncias en las instancias bancarias y no procedió a realizarla en el Organismo de Investigación Judicial. No obstante, el joven cartaginés considera que no obtuvo respuestas concretras ni información detallada. 

“Tanto en el Banco Nacional como en el BCR, me dijeron que tienen de 2 a 4 meses para investigar y dar una respuesta”

asegura. 

En ambas entidades bancarias, le consultaron si había dato datos personales o si algún familiar o conocido tiene acceso a las tarjetas, entre otros detalles. Al final, en ambas instituciones tuvo que bloquear y eliminar las tarjetas para proceder a tramitar unas nuevas por el pago de un monto aproximado de 12.000. 

“Tuve que bloquear y quitarlas (las tarjetas); sacar unas nuevas… Obviamente el banco cobra por eso”

señala. 

Para Leiva, el trato de los funcionarios bancarios es bueno, pero podría tener puntos de mejora. 

“El trato es bueno, pero sí podría mejorar ese aspecto del trámite que estoy realizando, ya que hasta ellos mismos dicen que esas cuentas son de hackers y eso me dejó pensando que, si hasta ellos saben, por qué no las bloquean” 

concluye.
Total
1
Shares
Nota anterior

Llenar el tanque de un automóvil cuesta ¢12.000 más hoy, que en enero de este año 

SIGUIENTE NOTA

Defensoría no puede intervenir directamente en casos de estafa en bancos públicos