Inamu inició construcción de dos sedes, en Puntarenas y Limón 

  • Empresas constructoras recibirán capacitación sobre hostigamiento sexual 

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) tendrá dos sedes más, en el centro de Limón y en el Roble de Puntarenas, tras construcciones de obras que arrancaron este mes de febrero. 

La inversión en ambas obras ronda los ¢2.088 millones y ¢1.968 millones, respectivamente, de las cuales se espera un beneficio económico-social de casi ¢528 millones cada año. 

Parte de estos beneficios consisten en la posibilidad de ampliar opciones de servicios que da el Inamu por medio de convenios con entidades estatales o privadas en materia de salud, deportes y recreación, entre otros. 

“Estos proyectos buscan construir y equipar ambas sedes regionales para brindar servicios integrales a las mujeres de zonas del país que han sido declaradas como vulnerables” 

expresó la ministra de la Condición de la Mujer y presidenta ejecutiva del Inamu, Marcela Guerrero. 

Características de las sedes 

La sede regional Huetar Caribe estará ubicada en el cantón Central de Limón, 350 metros al este del estadio de béisbol, sobre la ruta 32 y contará con una construcción de 1.762m2.  

Mientras que la sede regional Pacífico Central se construye en el Roble de Puntarenas, 125 metros oeste de la entrada principal del Colegio Técnico Profesional con una construcción total de 2.206m2

Entre los espacios con los que contarán se encuentran un laboratorio de capacitación en informática y un espacio seguro de cuido para uso de niñas y niños mientras su madre está siendo atendida o se encuentra en un proceso de capacitación. 

Además, de diversas salas de capacitación acondicionadas para talleres y actividades que desarrolla la institución. 



Características de las sedes 

Parte de los requisitos establecidos por el Inamu para la contratación de empresas constructoras para estas obras se encuentra la recepción obligatoria de talleres de sensibilización en temas de género como paternidad responsable, hostigamiento sexual y violencia doméstica. 

Además, debe promover la contratación de mano de obra femenina en la ejecución de las obras y reclutar personal que resida de la zona. Como un impulso a la economía local, se espera generar alrededor de 30 empleos directos en cada uno de los lugares.  

“Con este tipo de acciones estamos apostando a la reactivación económica de la región, a trabajar de manera sostenible con el ambiente y también estamos garantizando que estas construcciones sean cero tolerantes a cualquier manifestación de acoso en contra de las mujeres” 

añadió la ministra Guerrero. 

Se espera que las obras estén culminadas para inicios del año 2023. 

Total
6
Shares
Nota anterior

Procuraduría avanza en proceso de querella contra Carlos Alvarado y Víctor Morales 

SIGUIENTE NOTA

¿Cómo mejorarían Figueres y Chaves el transporte público en Costa Rica?