Inflación impacta a Reino Unido y Estados Unidos y genera un “mar de incertidumbre”

En Reino Unido la inflación aumentó a un 5,1%. En Estados Unidos un 6.8%. 

La inflación es uno de los temas más mencionados en las últimas semanas. El término ha dado de que hablar pues países como Inglaterra y Estados Unidos han mostrado alzas preocupantes en los precios.  

Solo en el mes de noviembre en Reino Unido hubo un aumento del 5.1%, el más alto en los últimos 10 años,  

Por su parte, en el país norteamericano los números son más preocupantes, alcanzando una inflación del 6.8% en el mes anterior. 

Entre los productos más afectados están la ropa, los alimentos, el petróleo y los automóviles usados.  

¿Por qué este crecimiento? 

Las causas están ligadas al aumento de los precios de la energía y a la cadena de suministro relacionados con el coronavirus.  

El precio del crudo a nivel internacional ha generado un aumento en las cadenas de producción, situación que repercute en los precios finales de los productos en el mercado. 

Adicionalmente en Reino Unido, las barreras comerciales y migratorias tras el Brexit también se estima que sean un factor. 

Incertidumbre creciente a nivel internacional 

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) anunció recientemente la reducción de compras de bonos y el posible aumento de las tasas de interés.  

Además de Estados Unidos, otros países han tomado medidas para mitigar la inflación. El Banco de México aumentó en un 5,5% las tasas de interés, mientras que el Banco de Rusia lo hizo en un 8,5%, situación que genera preocupación y amenaza a la economía. 

El aumento en la inflación ha afectado rápidamente a países que ya sufrían por este problema, como es el caso de Argentina. 

En el país sudamericano, se estima que cerrarán el año con un alza de 51,1 %, mucho más que el 29% que se pronosticaba al inicio de año. 

¿Cuánto durará? 

Esta pregunta divide bandos pues existen dos corrientes que difieren en cuánto durará la situación. Una de estas corrientes asegura que es un fenómeno transitorio y la otra que alega que el aumento acelerado de la inflación se quedará por un tiempo prolongado. 

 En el primer grupo está el Banco Central Europeo y la Reserva Federal estadounidense, quienes aseguran que la inflación responde a que los niveles de precios se comparan con los precios del año pasado, pues tuvieron una baja por la situación pandémica. 

En la otra cara se tiene a instituciones como el Banco de Canadá, que estima que las alzas serán más fuertes y persistentes que lo esperado. Por lo que ha mantenido sus tasas de interés y ha hecho énfasis en otras medidas como fortalecer el mercado laboral y la constante vigilancia de la situación. 

Total
1
Shares
Nota anterior

Doce empresas chinas añadidas a la lista negra de comercio de Estados Unidos

SIGUIENTE NOTA

Costa Rica cierra el año con un crecimiento económico y mejorando la expectativa del déficit