“Insisto, en el Banco (Nacional) pasan la información a La Reforma”

  • Llamada de estafa provenía aparentemente de La Reforma

Tras dos años de trabajar, un joven ahorró ¢890.000. Sin embargo, luego de recibirlos, no pasaron siquiera 24 horas para que ese dinero se esfumara de su cuenta en el Banco Nacional. 

Así le sucedió al hijo de Kimberly Ledezma, una madre paveña que lleva cerca de un mes luchando entre dimes y diretes por la recuperación de los ahorros del joven. 

Falso reclutamiento

Según cuenta Ledezma, su hijo trabajó durante dos años para la empresa Amazon y, en ese período, hizo un ahorro, mismo que le fue depositado el pasado 11 de mayo. 

“Le llegó, a las 2 de la mañana, un mensaje del Banco diciendo que tenía los ahorros, casi ¢900.000”

dice. 

Dicha notificación fue recibida en la madrugada de un día jueves. Horas más tarde, sonó el teléfono y se trataba de una supuesta llamada de la empresa Intel que demoró cerca de tres horas entre aparentes entrevistas y prácticas por teléfono. 

“Como él está desempleado y quiere trabajar, pues obviamente él se emocionó mucho. Él contestó la llamada, él dice que no dio ningún dato personal, él lo que hizo fue abrir un link

comenta. 

“A las 5:30 de la tarde, él seguía en la llamada por WhatsApp, y le llegó notificaciones del Banco donde le estaban sacando plata: un depósito de ¢400.000, después otra de ¢300.000, así hasta completar los ¢800.000, porque ¢90.000 se pasaron por medio de sinpe”

añade.

En ese momento, el hijo de doña Kimberly llamó inmediatamente al Banco para informar que él no estaba realizando dichas transferencias. 

Enfrentamiento con los estafadores

Ledezma explica que, tras la situación, ella procedió a hacer una llamada al mismo número telefónico que había contactado a su hijo. 

“Yo me hice pasar como si me hubiera llamado a mí también; dije que tenía una llamada perdida de ese número, me dijeron que estaban reclutando personal para Intel, pero que ya habían salido de trabajar, así que si gustaba podía llamarles el día siguiente”

cuenta. 

“Le dije: “¿dónde es el trabajo? ¿en la reforma?” Y me dijo: “Ah, ya está en todas”. Yo le dije que lo que le hizo a mi hijo no se iba a quedar así, entonces me dijo que salado, que quien lo tenía de “pato” a mi hijo…”

agrega. 

Así confirmó que la llamada provenía de La Reforma, así que se procedió a poner la denuncia al Organismo de Investigación Judicial (OIJ). 

Ladrones de traje y corbata

Al día siguiente, Ledezma y su hijo se dirigieron a las oficinas centrales del Banco Nacional a presentar el reclamo, ya que resultaba muy extraño que tan solo horas después de haber recibido la notificación del depósito de sus ahorros, llamaran a su hijo para realizarle la estafa. 

“Yo les dije que los ladrones estaban dentro de ese Banco trabajando con saco y corbata, porqué cómo saben los de La Reforma que a mi hijo le habían depositado casi un millón de colones”

asegura. 

El funcionario de plataforma le indicaba que eso no era así. Sin embargo, ella insistía en que desde el Banco hay una fuga de información que vulnera la seguridad de los clientes. 

“Yo no me voy a cansar hasta que a mi hijo le devuelvan el último colón que le robaron en este Banco, porque fue el Banco que le robó, porque fue el Banco el que dio la información de que a mi hijo le habían hecho ese depósito”

asevera. 

Así, su hijo procedió a cancelar la tarjeta con el Banco Nacional. Actualmente, están a la espera de que les asignen un investigador ante el OIJ, mientras el Banco tiene tiempo hasta el 12 de julio de brindarles, finalmente, una respuesta. 

“Insisto, en el Banco pasan la información a La Reforma; por eso es que los de La Reforma se dan cuenta de que la gente que tiene plata”

señala.

“Yo en lo personal, como mamá de mi hijo, yo voy a llegar hasta las últimas consecuencias. Así duremos lo que tengamos que durar, pero voy a llegar hasta las últimas consecuencias”

concluye.
Total
14
Shares
Nota anterior

Bancos estatales no siguen consejo de la OCDE y solo se rigen por criterio propio en casos de estafas 

SIGUIENTE NOTA

Números enmascarados y sitios web falsos utilizados por estafadores no pueden rastrearse