Líderes de redes de estafa generalmente están en centros penales

  • Redes de estafa requieren de conocimientos técnicos

La Fiscalía Adjunta de Fraudes y Cibercrimen del Poder Judicial ha logrado desarticular algunas bandas criminales dedicadas a estafas bancarias, lo cual ha permitido identificar que, generalmente, estas agrupaciones operan desde los distintos centros penales del país. 

Esto no resulta extraño cuando el mismo Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ha indicado en situaciones anteriores que alrededor del 90% de las estafas cibernéticas salen del centro penal Jorge Arturo Montero Castro, mejor conocido como La Reforma. 

Inclusive, recientemente los cuerpos judiciales decomisaron más de 20 cuadernos a privados de libertad, donde podía leerse el discurso utilizado en los centros penales para llevar a cabo las estafas bancarias a distintos ciudadanos. 

Sin embargo, detrás estos cuadernos cargados de diálogos, información personal de las víctimas, entre otros detalles; existe una red consolidada de estafa donde las distintas personas cumplen un rol dentro de ella. 

Líder

De manera inicial, se tiene al líder de la red de estafadores, quienes se encargan de dirigir la logística del negocio fraudulento de las estafas bancarias. No obstante, este sujeto puede llevar a cabo una doble función y cumplir también el rol de cazador. 

Cazador

El cazador es quien se encarga de llevar a cabo las llamadas telefónicas desde el centro penal, por tanto, no requiere de un conocimiento técnico. Para ello, solamente debe tener poder de convencimiento y manejar un guion y léxico semejante al de los funcionarios bancarios. 

“Le indico el motivo de mi llamada es el siguiente: Es con respecto a una cita a la cual su persona se tiene que hacer presente a la sucursal más cercana del banco (…), esto a realizar un cambio de su dispositivo token o su dispositivo OTP, ya que en este momento va a quedar totalmente deshabilitado, no va a tener ningún tipo de función, por ese motivo a todos nuestros tarjetahabientes del banco les estamos suministrando un nuevo dispositivo criptográfico, con una gama de seguridad más amplia, el cual va a ser alfanumérico de letras y números”

dice el guion utilizado por privados de libertad para cometer las estafas según un cuaderno decomisado por el OIJ. 

Reclutadores

Por otra parte, están los reclutadores, quienes se encargan de buscar usualmente personas de bajos recursos o indigentes en zonas urbano-marginales con el propósito de ofrecerles dinero a cambio de que faciliten cuentas y tarjetas bancarias. 

Cuenta puente

Las cuentas destino o cuentas puente fungen como mecanismos para desviar el dinero proveniente de una estafa sin direccionarlo directamente a las cuentas de quienes cometen realmente el delito. 

Dicha herramienta puede ser bajo la función propia de recibir y retirar el dinero o bien, de facilitador al entregar las tarjetas y los datos al reclutador para que lleve a cabo el fraude bancario. 

“Ellos normalmente usan bancos así, no usan el BN o el BCR, cuesta mucho, tiene que ser como Popular o Davivienda, más que todo porque es más fácil, no piden tanto trámite”

explica una vecina de Heredia en un audio obtenido por El Conocedor. 

“Si ellos lo que hacen es pasarle a uno un millón, le ofrecen 250 mil pesos a usted, no es como porque usted saque la tarjeta le damos tanto, es por la plata que le pasen a usted a esa tarjeta”

agrega. 

Informáticos

Asimismo, se han identificado personas informáticas que se encargan de la producción y generación de páginas maliciosas que se asemejan a las páginas reales de las entidades bancarias. A partir de estas, los cibercriminales obtienen la información de las víctimas. 

“Existen estas herramientas que están disponibles, que se pueden descargar o inclusive comprar en ciertos sitios, cuya finalidad hace que el proceso complicado se vuelva sencillo para el cibercriminal. Es decir, no necesitan tener conocimientos muy grandes, sino tener acceso a estas plataformas”

detalló César Solarte, profesor de ciberseguridad de la Universidad Cenfotec, en entrevista con El Conocedor. 

Además, implementan otras herramientas como el enmascaramiento de números telefónicos por medio de la compra de software que permite simular que las llamadas provienen realmente del número de una entidad bancaria. 

Inclusive, se registra la replicación de los ringtones de las llamadas de los bancos al colocar el audio previo que se escucha al recibir una llamada de un ente financiero. 

“Es un mercado clandestino donde llegan los cibercriminales a comprar y los que venden estas herramientas también se dedican al cibercrimen. Entonces tenemos ambas partes: los cibercriminales que necesitan estas herramientas y aquellos que se encargan de generar estas herramientas para poder venderlas”

señaló Solarte. 
Total
1
Shares
Nota anterior

¿Cómo hacen los estafadores para seguir realizando fraudes bancarios sin ser detectados?

SIGUIENTE NOTA

Dos de cada diez usuarios han sido víctimas de estafa bancaria