“Me insistía en que no me estaba pidiendo información y así fue; más bien me la daba”

  • Usuaria denuncia falta de asunción de responsabilidad por parte de los bancos

Con el pretexto de que debía renovar el plástico de su tarjeta ante la nueva solicitud de un PIN para compras mayores a ¢30.000, un cibercriminal entretuvo a una exfuncionaria del Banco Popular vía telefónica durante 33 minutos hasta lograr saquearle ¢9.700.000 a través de siete transacciones. 

Así, Carmen Rojas es una mujer jubilada de 67 años que, a mediados del mes pasado, se convirtió en una más de los cientos de víctimas que pierden su dinero por las estafas bancarias que se realizan todos los días en el país. 

“Yo recibí una llamada del Banco Popular, supuestamente. Nunca me pidieron claves. La persona que me llamó, que además parece un profesional en la materia, me insistía, cuando yo me mostraba desconfiada, en que justamente él no me estaba pidiendo información y así fue: él no me la pidió, más bien me la daba”

cuenta. 

Rojas explica que el hombre tenía mucha información sobre ella, razón que la lleva a pensar que existe una complicidad dentro de las entidades bancarias. 

“Los estafadores ingresaron a mi cuenta del Banco Popular y se trajeron el dinero de la cooperativa del Banco, que es para los funcionarios bancarios y exfuncionarios, justo donde yo tenía mis ahorros, así como del Banco de Costa Rica, donde también tenía un poquito de dinero”

comenta. 

De acuerdo con Rojas, el monto sustraído por los estafadores supera los límites transaccionales del Banco, sin embargo, eso no evitó que se llevara a cabo el fraude. 

“¿Cómo puede ser que los estafadores tengan mejores equipos que los bancos? ¿cómo es que los bancos no se hayan preparado para responder a esta avalancha de estafas? ¿cómo es posible que no tengan mecanismos de seguridad que detecten movimientos que no suelen darse en una cuenta y que, de pronto, sacan todo el dinero; superando inclusive el límite de transacción que fija el banco por día o superando lo que establece la ley 8204 que no pueden ser montos superiores a $10.000? ¿qué están haciendo los bancos?” 

denuncia.

La exfuncionaria bancaria señala que hasta el día de hoy no ha recibido respuesta alguna del Banco Popular. A pesar de que, en declaraciones que ha brindado a otros medios, la entidad ha señalado que ya prácticamente tenía listo su informe y lo único que le han indicado ha sido un correo al cual comunicarse, mas no ha recibido contestación alguna. 

Responsabilidad bancaria

Para doña Carmen, todos los bancos han evadido su responsabilidad en relación con las estafas bancarias y han dejado que todo recaiga en los usuarios.  

“Todos los bancos se han puesto de acuerdo de que no den su clave, no entren a ningún link, solo a la página oficial, y yo creo que todas las personas tenemos eso claro, pero hay gente que está vendiendo información, incluso bases de datos y eso lo ha afirmado el Organismo de Investigación Judicial” 

subraya.

Según Rojas, con estos fraudes los bancos no tienen pérdidas, ya que su negocio de recibir y transar con el dinero no se ve afectado, mientras que los usuarios realmente están siendo afectados. 

“Independientemente de la historia de estafa, que, por supuesto, es muy dolorosa, nos deja secuelas, problemas de salud, porque es un gran disgusto y afectación a nuestro patrimonio; yo creo que el trabajo debería denunciar la necesidad de que los bancos se hagan responsables de una vez por todas de estos fraudes”

asevera. 

Movimiento social

En alianza con otra víctima de estafa, doña Carmen creó un movimiento llamado “Gente estafada de los bancos en Costa Rica”, que desde el viernes pasado se ha manifestado mediante una página en la red social de Facebook con el propósito de darle acompañamiento a las víctimas de fraudes informáticos. 

“Queremos luchar para que esta situación de indefensión de parte de la ciudadanía se siga manteniendo, de luchar para que nuestras voces se hagan oír y para que los bancos asuman su responsabilidad como corresponde” 

sintetiza.

“De alguna manera esto que me sucedió, que, por supuesto, voy a llevar hasta las últimas consecuencias demandando al banco, también me sirvió de motivación para convertirlo en una causa con proyectos para que las personas estafadas tengan una voz y un apoyo desde algún sitio, y que esto sea una organización de la sociedad civil y que el poder político le pueda responder a esta situación”

concluye. 
Total
7
Shares
Nota anterior

Decretos firmados por Chaves hacen solicitudes a Aresep, pero esta podría rechazarlos

SIGUIENTE NOTA

¿Fue víctima de estafa y el banco no le regresó los fondos? Esta ley le puede respaldar para recuperar su dinero