fbpx

Plataformas digitales: una opción precarizada ante la creciente necesidad laboral

  • Trabajadores ansían mejores condiciones y una regulación que les favorezca

“Nosotros andamos exponiéndonos a robos, a la lluvia, al frío, a los accidentes, ¿por qué nos gusta?, no, es porque necesitamos”.  

Esta frase de Gerardo resume parte de la realidad que viven los colaboradores de plataformas digitales día a día. Y es que, desde su llegada, estas empresas han operado sin estar ligadas laboralmente con sus trabajadores, lo que les impide tener acceso a garantías laborales básicas. 

Gerardo, quien es repartidor en UberEats, también señaló otras condiciones con las que conviven día a día. “Llevamos mucho sol en la calle, llevamos agua, la gente no nos respeta, nos quieren tirar el carro. A nosotros nos ponen en el peor parqueo en los restaurantes.”  

Otro que ha tenido problemas a raíz de la falta de condiciones dignas de trabajo es Víctor, quien labora desde principios de 2018 como conductor de Uber. Él comenta que deben de andar con mucho cuidado “porque es un trabajo de riesgo, desde que uno sale de la casa hasta que vuelve es un trabajo de alto riesgo”. 

Ir al baño en el trabajo: un desafío para los trabajadores

Algo tan cotidiano para cualquier persona, como ir al baño durante su jornada laboral, para un trabajador de estas plataformas supone un gran reto 

“Si tiene ganas de ir al baño le tocó a lo primitivo, a orillarse en una ruta oscura. Es un riesgo porque me pueden asaltar y todo”, señaló Gerardo, quien aseguró que deben hacerlo así para no descuidar su maletín, ya que este suele rondar entre 20 y 25 mil colones. 

A esta necesidad también se refirió Marlon, quien es el presidente de la Unión Nacional de Trabajadores de Plataformas (UNTP). “¿Qué tenés que hacer? Pararte por ahí disimuladito, echarte la miadita. Yo soy uno que normalmente ando alcohol en gel, ahí mismo me lavo las manos con el alcohol y sigo trabajando”. 

Esta es una de las varias condiciones que evidencian la precarización del trabajo en este tipo de plataformas. 

Pero, ¿es suficiente el salario de los trabajadores para “compensar” estas condiciones? 

El tema del ingreso económico es variable según la plataforma y el uso que le den sus colaboradores. Sin embargo, El Conocedor conversó con varios de ellos y existe un consenso: el dinero no es suficiente para la cantidad de trabajo que deben realizar. 

Marlon, quien trabaja tanto para Uber como para UberEats desde hace varios años, contó su realidad en cuanto a las ganancias.  

“Un día bueno (como repartidor) oscila entre 20 y 25 mil colones, de ahí hay que sacar los gastos, tenés que sacar gasolina, tenés que sacar impuestos, si no te dio chance de llegar a almorzar a la casa tenés que almorzar algo en la calle, ¿cuánto te costó ganarte esos 25 mil colones en horas promedio? 10 horas”.  

Notas de interés  Treinta y dos diputados han solicitado transporte en vehículo oficial del Plenario para giras y otras actividades

Sin embargo, a esos 25 mil hay que restarles el gasto diario, que según el propio trabajador varía entre 5 y 7 mil colones, por lo que quedarían netos unos 18 mil colones, es decir unos 1800 colones la hora, sin considerar la depreciación del vehículo, la inversión en llantas, aceite y demás gastos. 

“Si usted saca un salario promedio a 10 horas más lo que te cubriría en horas extra te das cuenta que jamás es un salario de un trabajador independiente”, puntualizó el presidente de la UNTP. 

Por su parte, como colaborador de Uber, Víctor señaló que es posible ganar alrededor de 2600 colones por hora, lo que generaría ingresos de unos 26000 colones en una jornada de 10 horas, sin embargo, eso no considera el costo de la gasolina y otros gastos propios de un vehículo.  

A esto hay que sumarle que una gran mayaría trabaja desde la informalidad, puesto que estos gastos no contemplan pagos como el impuesto de renta o el seguro de la Caja, lo que les complicaría aún más el tema económico. 

¿Qué piden los trabajadores de las plataformas? 

Desde hace algunos años, se han conformado diversas organizaciones que buscan luchar por los derechos de los trabajadores de plataformas, ya sea repartidores o conductores. Una de ellas es la UNTP, mencionada anteriormente y presidida por Marlon, quien comentó que actualmente lo que quieren los colaboradores es participar del proceso de negociación para regular su trabajo. 

Y es que, los trabajadores consideran que en una eventual regulación no van a tener quien los represente, mientras que el Gobierno y las empresas sí podrán velar por sus intereses. “Se le van a cargar ciertas obligaciones a los repartidores, entonces que también esas obligaciones vengan acompañadas de derechos”, mencionó Marlon

Finalmente, el representante de la agrupación también señaló que plantean presentar una propuesta a las plataformas. “Se está hablando de dos formas laborales: el repartidor que quiere entrar a trabajar directamente con la empresa, que bien lo pueda hacer, y el que quiera continuar como independiente, que bien lo pueda hacer.” 

¿Cuál es la posición de las plataformas? 

Respecto a convertir a los colaboradores en trabajadores directos de la empresa, Uber le brindó a El Conocedor una respuesta tajante: No. 

De momento, la transnacional mantiene una posición de continuar la relación con sus conductores y repartidores como lo ha hecho hasta el momento, tratándolos como “socios independientes”. 

En cuanto a la solicitud de participar en las conversaciones de regulación, Uber mencionó que “durante los procesos de audiencia pública que se han realizado a lo interno de la Comisión de Asuntos Económicos en la Asamblea Legislativa, se han convocado a diferentes actores para conocer sus impresiones, entre esos; las plataformas tecnológicas, representantes de asociaciones de socios colaboradores y asociaciones de consumidores.” 

Notas de interés  Las exoneraciones más específicas del proyecto de Renta Global Dual

Total
40
Shares
Deja un comentario
Nota anterior

Plataformas de Precarización: La realidad de miles de trabajadores en nuestro país

Next Post

Uber y Didi: evidenciados en tiempos de pandemia