¿Qué dice el plan de gobierno de Rodrigo Chaves sobre el ambiente? 

  • El Conocedor revisó plan de candidato a la presidencia 

Costa Rica posee cerca del 5% de la biodiversidad mundial, con cerca de medio millón de especies, alrededor de 1,8 por cada metro cuadrado de territorio. 

Sus estrategias para la conservación del medio ambiente y el combate del cambio climático la posicionaron como uno de los países líderes en la materia. 

Además, de ser reconocida en espacios como la Cumbre Climática de la ONU celebrada en Escocia el año anterior (COP26) y con el galardón Earthshot, entregado por la familia real británica. 

Por esta razón, en nuestro país, (pero no solo en el nuestro) las estrategias de reactivación económica y bienestar social deben considerar este elemento dentro de su planeación. 

El Conocedor revisó los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia, Rodrigo Chaves y José María Figueres, para saber sus propuestas en este tema. 

En esta ocasión, las propuestas del postulante por el partido Progreso Social Democrático. 

¿Qué dice el programa? 

El programa del contendiente que ocupó el segundo lugar en la primera ronda se agrupa en cuatro ejes, cada uno con propuestas, que resumidas, se visualizan de la siguiente forma. 

Combate a la contaminación y adaptación al cambio climático 

  • Mejora de la red de transporte público: Reducción de emisiones de carbono. 
  • Mejora de la recolección de residuos y vertido de aguas. 
  • Mejora de la recolección de residuos y vertido de aguas. 
  • Electromovilidad. 
  • Continuaremos con los esfuerzos para reducir la emisión de carbono en la atmósfera. 
  • Educación para crear hábitos verdes. 
  • Medición de las emisiones y de la captura. 
  • Eliminación de las calderas de combustibles fósiles. 
  • Inversión en adaptación al cambio climático. 


Ambiente y bienestar

Este eje llamó la atención en las redes sociales porque las propuestas incluyen la utilización de potreros como espacios de esparcimiento, ¿qué significa esto? 

  • Sabana para todos: La propuesta consiste en que se coordine desde las municipalidades la creación de espacios de esparcimiento y recreación de gran dimensión, como en el parque de La Sabana.  
    Además, que se implemente una aplicación móvil para localizar estos espacios recreativos. 
  • Potreros ciudadanos: Poner a disposición terrenos en zonas turísticas, cercarlas con malla, colocar mesas, baños y quioscos para el acceso libre de las familias. 
  • Costa Rica más verde El gobierno organizará concursos nacionales para motivar a las comunidades y pueblos a mejorar el estado de sus parques. 
  • Costa Rica más limpia Otro concurso similar, una vez cumplido el objetivo de embellecer los parques, para que las comunidades comprendan la importancia de mantener a sus ciudades y pueblos impecables. 
  • Proyecto de cercas vivas Cercas con árboles nativos de cada zona que atraigan fauna y ayuden a generar oxígeno y a conservar el agua. 
  • Educación en gestión de residuos sólidos: Que las familias tengan los conocimientos para hacer compostaje en sus casas y reducir la carga de residuos orgánicos en la basura que se bota y se dispone para recolección. 

Bonos verdes y créditos ambientales

Este eje consiste en movilizar dinero al financiamiento de programas y actividades ambientales, que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático. 

Reactivación verde y azul

El cuarto pilar de la propuesta de Chaves atiende las problemáticas de las zonas costeras y de los ecosistemas marinos. De forma resumida, se visualizan así: 

  • Contabilidad verde. 
  • Política nacional de economía verde.  
  • Economía azul.  
  • Economía circular y gestión de residuos. 

Las propuestas se pueden consultar de manera extendida al desplegar la pestaña de cada eje. 

Combate a la contaminación y adaptación al cambio climático 
  • Mejora de la red de transporte público. Urge reducir las emisiones de carbono. Proveeremos una red de transporte público hacia un sistema un sistema masivo, interconectado, seguro y limpio. En ese contexto vamos a replantear un tren eléctrico metropolitano con los estudios rigurosos que quedó debiendo la propuesta actual.  
  • Mejora de la recolección de residuos y vertido de aguas. Es rigurosamente necesario implementar una recolección diferenciada de residuos. Esto deberá coordinarse con las municipalidades. De igual forma, se debe priorizar la búsqueda de esquemas novedosos con apoyo de iniciativas público-privadas para aumentar significativamente el tratamiento de las aguas residuales.  
  • Electromovilidad. El sector de transporte es uno de los que más contribuyen con las emisiones globales de gases de efecto invernadero vinculados con la energía. Proponemos mantener y fortalecer la electromovilidad, incluyendo incentivos para la compra (reducción de impuestos a la importación) e incentivos para la tenencia (reducción del impuesto a la propiedad de vehículos automotores), así como fomentar la educación técnica para la adaptación a las nuevas tecnologías. 
  • Continuaremos con los esfuerzos para reducir la emisión de carbono en la atmósfera. El objetivo es que, antes del 2035, el 30 % de la flota de transporte público sea eléctrica. Se proyecta que antes del 2050 se haya logrado un 85 % de electrificación y un cambio del 95 % de los automóviles privados a vehículos de cero emisiones. En ese sentido, se busca convertir a Costa Rica en una economía de emisiones cero, en concordancia con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Las metas representan el mínimo y deben ser revisadas en el 2024, conforme evolucione la industria vehicular eléctrica.  
  • Educación para crear hábitos verdes. Se plantea educar a las personas en los hábitos que disminuyen nuestra huella de carbono. Será una prioridad incorporar este proyecto en la formación preescolar, escolar y colegial y mediante cursos en línea, sencillos y cortos, para que todos los ciudadanos se puedan certificar personalmente. Se pretende disminuir el impacto de acciones individuales rutinarias en el ambiente, mediante el desarrollo de mejores hábitos de alimentación, transporte nacional (electromovilidad) e internacional, construcción, uso del plástico, reciclaje, manejo de desperdicios y métodos de refrigeración. 
  • Medición de las emisiones y de la captura. Proponemos crear sistemas de medición de las emisiones y captura de CO2 en todas las organizaciones de más de 100 empleados, con el fin de que, inicialmente, publiquen su huella de CO2 en forma voluntaria y, después de un periodo de tres a cinco años, en forma obligatoria para las instituciones con más de cien colaboradores. 
  • Eliminación de las calderas de combustibles fósiles. Si los costos lo permiten, se eliminarán las calderas de combustibles fósiles y se sustituirán por eléctricas o que utilizan biocombustibles (gaseosos, líquidos o sólidos).  
  • Inversión en adaptación al cambio climático. Aun cuando Costa Rica haga sus mejores esfuerzos de eliminación de las emisiones, el problema mundial nos afectará irremediablemente. Proponemos crear en el primer año de gobierno un plan de reducción del daño, el cual determine cuáles son las inversiones públicas que permitan mitigarlo, de manera más eficiente, y evitando que los ciudadanos más pobres se perjudiquen con los efectos inminentes del cambio climático. 
Ambiente y bienestar: 

Sabana para todos:  

Los sectores más pobres viven a menudo cerca de ríos altamente contaminados que han perdido sus características naturales y su potencial de servicio ecosistémico. Y cada una de estas familias, además de las serias limitaciones socioeconómicas que padecen, no tiene la menor posibilidad de acceso a espacios para el disfrute y la sana recreación.  

Cada capital de provincia y otras grandes ciudades deben contar con su propio centro de recreación y esparcimiento de grandes dimensiones, adicionalmente a los parques existentes. Esto propiciaría el desarrollo de hábitos más saludables para los jóvenes y las familias. Se trabajará en estrecha coordinación con las municipalidades y con las propias comunidades.  

Se buscará el apoyo de la empresa privada y, también, de los ciudadanos a través de campañas de donación masivas.  

Además, facilitaremos, mediante iniciativas ciudadanas, un registro centralizado a partir del cual los estudiantes de tecnología de colegios y universidades creen una plataforma y su respectiva app para que los ciudadanos tengan información de los lugares en los que se pueda encontrar sano esparcimiento. No se requiere para esto ninguna inversión adicional. 

Potreros ciudadanos  

Ya mencionamos que las alternativas de esparcimiento para la mayoría de las familias son escasas. A miles de familias, en el mejor de los casos, no les queda más remedio que conducir hacia las zonas rurales y estacionar el carro a la orilla de las carreteras. Otras, las que pertenecen a esa vergonzosa cifra de 26.2% de pobreza, ni siquiera tienen esa posibilidad.  

El Estado, en alianza con el sector privado, podría destinar pequeñas propiedades en las zonas más turísticas para la recreación (dos o tres manzanas), delimitarla con malla, poner mesas rústicas, asadores, y simplemente mantener un área verde segura y apropiada para las familias. Las facilidades podrían complementarse con baños y pequeños quioscos para venta de productos locales administrados por las comunidades cercanas. Así se generan oportunidades de negocio para las poblaciones cercanas a los potreros ciudadanos. 

Costa Rica más verde  

El gobierno organizará concursos nacionales para motivar a las comunidades y pueblos a mejorar el estado de sus parques. Para embellecerlos, colocar áreas de juegos y ejercicios, poner bancas, areneros, rótulos con las especies de aves comunes en sus localidades. Un proyecto en conjunto con las municipalidades que empoderen a las comunidades, que las hagan sentirse orgullosas de su entorno y que permitan rehabilitar las pocas zonas verdes disponibles. Los premios tendrían que ser muy significativos y los avances sumamente promocionados en medios de comunicación masivos y en las redes sociales. 

Costa Rica más limpia  

Otro concurso similar, una vez cumplido el objetivo de embellecer los parques, para que las comunidades comprendan la importancia de mantener a sus ciudades y pueblos impecables. Hay que convencerlos de que su casa no es de la puerta para adentro, sino también de su puerta para afuera. Haremos campañas en escuelas y colegios, con grupos de jóvenes, estudiantes universitarios, y grupos organizados. Igual que en el caso anterior, será necesario aliarse con sectores privados para garantizar buenos premios y promoción constante en medios y en redes. 

Proyecto de cercas vivas  

Debemos fortalecer las iniciativas existentes para la creación de cercas vivas en las diferentes propiedades y fincas del país. Cercas con árboles nativos de cada zona que atraigan fauna y ayuden a generar oxígeno y a conservar el agua. En este proceso podrían involucrarse escuelas, colegios y grupos comunales, conjuntamente con las universidades y el Instituto Nacional de Aprendizaje. 

Educación en gestión de residuos sólidos  

Los desechos orgánicos, sobre todo en las zonas rurales, no deben formar parte de los residuos ordinarios que transportan los camiones recolectores de basura. Producen lixiviados y encarecen el proceso de recolección y disposición de los mismos. Las familias deben tener el conocimiento básico para disponer en sus propiedades de un espacio para depositar dichos residuos de manera regular, y producir a partir de ellos abono para sus plantas o, en su defecto, entregar los desechos orgánicos en forma separada para su posterior utilización como alimento animal (cerdos) o para la producción comercial de abono orgánico. 

Bonos verdes y créditos ambientales  

La emisión de bonos verdes, tal y como ha indicado la OCDE, ha sido muy exitosa en países como Polonia, Francia, Bélgica, Lituania, Irlanda, los Países Bajos y Corea del Sur. Chile, también, ha logrado una movilización directa de la inversión de capital hacia actividades verdes y sostenibles mediante esos instrumentos. Algunos de los proyectos relacionados con la modernización del transporte o la construcción de infraestructura podrían financiarse a través de ese esquema.  

Los créditos de Carbono, por otro lado, representan una opción de generación de ingresos para propietarios de bosques en crecimiento, plantaciones forestales y terrenos de uso agropecuario. El país ha avanzado en conservación y regeneración de ecosistemas, pero no ha democratizado el pago por servicios ambientales ni fortalecido el potencial de fijación de Carbono en sitios agropecuarios. El FONAFIFO-MINAE ostenta una posición monopólica que debe superarse para que productores, cooperativas y grupos organizados puedan ingresar al mercado de créditos de carbono certificados de sus bosques y sus predios agropecuarios. El pago actual por hectárea y año por conservación de bosques, no es un monto competitivo con el costo de oportunidad de uso del suelo, lo que culmina en desincentivos y desmotivación al propietario que conllevan a tala ilegal, saqueo de árboles, cacería y altos costos para el Estado en controlar la condición de los bosques.  

El mercado mundial de permisos transferibles de contaminación, promovido en las diferentes cumbres de Cambio Climático, representa una oportunidad económica para nuestros bosques y sus propietarios y una manera de progreso social rural que al democratizarse fomenta la bioregeneración y protección de ecosistemas.  

La protección de esos activos biológicos representa en términos contables, el capital natural que no solo distingue al país del resto del mundo, sino que nos provee de servicios ecológicos de importancia social como la oferta hídrica, la prevención de desastres y la protección del suelo que favorecen al desarrollo productivo del país.  

Adicionalmente, deberá explorarse la posibilidad de desarrollar mecanismos de renegociación con los tenedores internacionales de deuda, a partir de compromisos con la protección de nuestros sistemas. Recientemente Belice inició un acuerdo de reestructuración de deuda en esa línea, comprometiéndose a conservar su formidable patrimonio coralino. 

Reactivación verde y azul  

Las zonas costeras de nuestro país padecen un rezago vergonzoso en desarrollo social y económico. Los niveles de pobreza son elevados y la educación es baja. De igual modo, el acceso a salud dista muchísimo de acercarse a los niveles que se experimentan, no digamos en el Gran Área Metropolitana, sino en cantones de desarrollo medio. De los 14 cantones con menor desarrollo según el Índice de Progreso Social, únicamente Upala y Los Chiles no son cantones costeros o próximos a las zonas costeras.  

Cabe decir que existe una clara correlación entre el deterioro del ecosistema marino costero y la limitación de las posibilidades de desarrollo social de sus comunidades. En los últimos años se ha evidenciado un incremento en la conflictividad asociada a los usos y formas de aprovechamiento de los recursos en estas comunidades. Esto, a su vez, se ha visto agravado por las presiones territoriales, los efectos del cambio climático y, además, por actividades como la pesca ilegal.  

El Ministerio de Ambiente y Energía ha definido un modelo de gestión ambiental institucional para atender estas situaciones y ha buscado integrar la participación de los diversos sectores productivos del país. En este sentido, vale destacar que se crearon una serie de instancias públicas, todas responsables de implementar mecanismos y regulaciones que aseguren que las actividades, obras y proyectos se enmarquen en una visión de desarrollo sostenible. Sin embargo, pese a ello, no se ha desarrollado una planificación, coordinación y vinculación de estos controles estatales hasta el nivel municipal. De ahí se deduce que toda esta vasta institucionalidad no resuelve ni atiende las problemáticas de una forma efectiva. 

Proponemos impulsar una intensa política de reactivación en esas zonas y hacer más eficiente el trabajo de las instituciones públicas. La reactivación que proponemos será verde, puesto que aprovechará de manera sostenible nuestros formidables recursos naturales, pero también será azul, ya que contempla el inmenso y, a menudo, olvidado patrimonio de nuestros mares. Seguidamente exponemos algunas medidas específicas. 

a. Contabilidad verde. Se desarrollarán metodologías de cuantificación del valor económico de nuestro acervo natural para reforzar el conocimiento de la base científica y el potencial que dispone ante los mercados ambientales emergentes.  

b. Política nacional de economía verde. La implementación de esta estrategia contempla las siguientes acciones:  

● Promoción de pesca sostenible y, a la vez, eficiente, y promoción de agricultura competitiva y ambientalmente sustentable, enfocada en productos con valor agregado.  

● Uso sostenible de la biodiversidad, ecoturismo, fomento de las actividades que facilitan la bioprospección, los servicios ecosistémicos y la conectividad biológica.  

● Estimular la producción de bioinsumos, bionanomateriales, bioenergías y bioproductos alimenticios y de apoyo a la agricultura de alto valor agregado.  

● Promoción y apoyo de la biotecnología y sus emprendimientos.  

● Desarrollo de sistemas bioeconómicos urbanos  

c. Economía azul. Es preciso fortalecer la tutela del territorio nacional marino. El Estado debe crear y aprobar una Ley Marco de Desarrollo, Navegación y Control Marítimo y su normativa conexa correspondiente, para tutelar el territorio marítimo y los recursos pesqueros. Asimismo, en materia de gobernanza se debe realizar un ejercicio de clarificación de competencias entre MINAE e INCOPESCA para propiciar un mejoramiento en la capacidad de ejecución institucional. Por otra parte, deben concretarse los instrumentos de ordenamiento espacial que permitan definir las zonas de utilización y conservación con claridad técnica ecológica y conveniencia social.  

d. Economía circular y gestión de residuos. El país debe gestionar de manera efectiva la Ley 8839 para la Gestión Integral de Residuos. Asimismo, deben aplicarse decididamente los reglamentos y mecanismos para sancionar el vertido de aguas servidas y contaminantes a los ríos, a los acuíferos y espacios abiertos no consignados para tales fines. De igual modo se plantean las siguientes acciones adicionales:  

● Implementaremos medidas para promover el compostaje y la gestión integral de residuos a través de pago contra entrega de material reciclable.  

● El aumento sustancial de la cobertura del alcantarillado sanitario y el tratamiento de las aguas residuales en las áreas de alta densidad poblacional y el seguimiento al buen funcionamiento de las unidades de tratamiento a pequeña escala en las áreas de mediana y baja densidad.  

● Incentivaremos el aprovechamiento de la biomasa residual en las actividades agropecuarias, agroindustriales, forestales y de pesca y acuicultura, por ejemplo, para la producción de biometano y fertilizantes orgánicos.  

● Atraeremos inversión extranjera directa en los sectores de economía verde, azul y circular. 

Total
2
Shares
Nota anterior

Grupo de mujeres inspeccionará igualdad de género en empresas

SIGUIENTE NOTA

Presupuesto de educación muestra tendencia a la baja en últimos cuatro años