fbpx

¿Qué es la cesantía y cómo funciona?

Cuando una empresa termina su relación con un colaborador, le corresponde el pago de las prestaciones estipuladas por ley. A este pago se le conoce como cesantía (relacionado a “cesar” labores). La cesantía depende de varios factores, entre ellos el tiempo laborado y los motivos por los que la persona sale de la empresa.

¿Por qué existe la cesantía? 

Se puede ver como una especie de “seguro” con la que cuenta la persona colaboradora para que, cuando salga, pueda recibir un monto correspondiente al trabajo realizado. La idea es que este ingreso le sirva como “colchón” mientras encuentra otro trabajo. 

Hay dos panoramas a tomar en cuenta. Si la persona sale por renuncia o por despido sin responsabilidad patronal: le corresponde el pago de vacaciones acumuladas y aguinaldo. 

 
En el caso de que el colaborador salga por despido con responsabilidad patronal, el pago, además de las vacaciones y aguinaldo, debe contemplar preaviso y cesantía.   

¿Cómo se calcula la cesantía? 

Lo primero es tener presente. Si la persona trabajó menos de tres meses, no tiene derecho a cesantía. En caso de que haya laborado entre tres y seis meses, su cesantía es equivalente a siete días de salario (considerando los salarios brutos ordinarios y extraordinarios del último semestre).  

Las consideraciones cambian para quienes han estado entre seis meses y un año. En ese caso, le corresponde el equivalente a 14 días de salario. Con un año laborado la cesantía corresponde a 19.5 días de salario y, para cada año adicional, se suma lo equivalente a medio día de salario, hasta llegar a 22, al sexto año.  


Notas que podrían interesarle


Para que quede más claro, en la siguiente tabla se explica de manera más detallada: 

1 año:19.5 días de salario 
2 años:20 días de salario
3 años:20.5 días de salario
4 años:21 días de salario 
5 años:21.5 días de salario
6 años:22 días de salario 
7 años:22 días de salario 
8 años:22 días de salario 

Para el pago de la cesantía, se contempla un máximo de ocho años laborados. Esto quiere decir que, si la persona tiene 15 o 20 años trabajando para el mismo patrono, de todas formas, se contemplarán ocho años.

Este rubro de la relación entre el patrón y empleado está regulado en el Código del Trabajo, por lo que cada una de las partes está respaldada legalmente para evitar inconveniencias en el cierre de la relación laboral. 

Notas de interés  Pedro Muñoz presentó propuesta que le podría perdonar deuda personal de más de 1 millón con la Caja
Total
16
Shares
Nota anterior

Reducción de Beneficios Fiscales: salario escolar pagaría nuevo impuesto

Next Post

Reducción del gasto público: plazas vacantes quedarían congeladas hasta el 2025