fbpx

¿Qué es un allanamiento y para qué se realizan?

A partir del caso “cochinilla” mucho se ha hablado de los allanamientos a cargo del poder judicial como parte del proceso de investigación. Y aunque para muchos puede ser un concepto común, hay muchos aspectos respecto a estos procesos que tal vez no quedan claros. 

Empecemos entonces por saber, ¿qué es un allanamiento? 

Si nos vamos a su definición más técnica, un allanamiento es el ingreso a un domicilio para el registro del lugar en búsqueda de objetos o personas relacionadas con un supuesto delito, como parte de una investigación. 

Además, debe ser ordenado por un juez a través de una resolución fundada, que contenga los requisitos estipulados en el código procesal penal; a esto se le conoce como orden de allanamiento. 

Precisamente, la orden de allanamiento además de la firma del juez tiene que cumplir con los siguientes requisitos: 

  • Identificar exactamente el domicilio a allanar (calle, número catastral, piso, departamento, habitación, etc.).  
  • Indicar el nombre y cargo del funcionario que autoriza el allanamiento. 
  • Incluir el nombre de la autoridad que habrá de practicar el registro del lugar. 
  • Indicar el motivo del allanamiento. 
  • Agregar el día y la franja horaria en la que se realizará el allanamiento. 

En caso de que se incumplan las formalidades de la ley, el artículo 205 del Código Penal, lo considera como un allanamiento ilegal. 

¿Quiénes están al mando de estos procesos?

El Ministerio Público y la Fuerza Pública (policías) son los encargados de llevar a cabo estos operativos y, además, junto al juez, podrán disponer de los objetos confiscados y relacionados con el delito y aquellos que puedan servir como medios de prueba. 

Además, están en la obligación de regresar los objetos retenidos, inmediatamente después de realizar los procesos para los cuales se obtuvieron. 

Por otra parte, la fiscalía puede tomar en cuenta estos objetos o materiales y presentarlos como pruebas en posibles juicios y audiencias. 

Excepciones a la regla 

No obstante, no en todos los casos es obligatorio una orden de allanamiento para el ingreso en una morada. El artículo 197 de Código Procesal Penal indica que se puede ingresar a un espacio privado sin consentimiento del dueño, pero sin ser considerado delito en los siguientes escenarios: 

  1. Por incendio, inundación u otra causa semejante, se encuentre amenazada la vida de los habitantes o la propiedad. 
  2. Se denuncia que personas extrañas han sido vistas mientras se introducen en un local, con indicios manifiestos de que pretenden cometer un delito. 
  3. Se introduzca en un local algún imputado de delito grave a quien se persiga para su aprehensión. 
  4. Voces provenientes de un lugar habitado, sus dependencias o casa de negocio, anuncien que allí se está cometiendo un delito o pidan socorro. 

Es importante aclarar que un allanamiento judicial, no es lo mismo que un allanamiento de morada, el cual supone un delito que se comete cuando se ingresa en un espacio privado sin el consentimiento del dueño o la persona que habita el lugar y sin que aplique ninguna de las excepciones anteriores. 

Notas de interés  ¿Sabés que es el salario escolar?
Total
1
Shares
Nota anterior

¿Qué significa la moción de censura presentada por los diputados a los ministros del Gobierno?

SIGUIENTE NOTA

Asesores legislativos le cuestan al país más de 320 millones de colones al mes