¡Que se repartan todo!: Ganadores y perdedores de la jornada del PLN

-No hubo sorpresa: Figueres siempre fue el favorito. 

Hace unas dos semanas, el ahora exprecandidato liberacionista, Roberto Thompson, publicó una imagen que decía: “No se repartan nada”. Esta apelación a la mística que le sirvió a Saprissa para ganar un campeonato con las posibilidades en contra, no funcionó para el alajuelense ni para ninguno de los otros que buscaban apelar al milagro: vencer a Figueres. 

Las encuestas eran claras cuando ponían al hijo de Don Pepe en primer lugar. Se oían rumores de personas “organizadas” quienes, ajenas al partido verdiblanco, votarían para evitarlo.  

Todo tipo de cuestionamientos por parte de sus contrincantes en los debates no lograron desequilibrar el amplio favoritismo de quien ya nos gobernó hace más de dos décadas. 

Y es que, a diferencia de nuestro campeonato de fútbol criollo donde solo uno se llevó un trofeo, en esta jornada electoral hubo muchos premios de consolación, aunque también varios salieron de la elección peor que a como entraron. 

Eran cerca de las 8:40pm cuando se reveló lo que ya se sabía. Los resultados fueron mostrados y se terminaron todas las especulaciones sobre una remontada. 

Luego de ese momento, surgieron muchas dudas. Muchas preguntas que hacerse de cara al futuro. ¿Quiénes ganaron ayer?, ¿únicamente Figueres?, ¿quiénes son los que más pierden con estos resultados? 

Los ganadores de la noche. 

José María Figueres se llevó la corona. 

Ciertamente, “Chema” fue el gran ganador de la noche. Se llevó los reflectores, se sacudió la sal de la pasada convención y pudo colocar su nuevo discurso de cara a las justas del próximo 6 de febrero: Costa Rica merece ganar y yo les voy a dar un “buen vivir”

La felicitación temprana por parte de los otros precandidatos dejó sin dudas su liderazgo. Esperará rivales sin apenas rasguños. Su campaña interna lo deja prácticamente ileso: otro triunfo. Los ataques que se permitió recibir (no fue a todos los debates) no lo tomaron por sorpresa y salió “bien librado” de cada uno. 

Es innegable que su imagen ha sido como una montaña rusa que hoy, a diferencia de hace cuatro años, se encuentra en un punto alto a lo largo y ancho de todo el país, como mostraron los resultados. 

Gran apoyo para Rolando Araya. 

Como decía anteriormente, esta fue una justa que repartió muchos premios más allá de la medalla de oro. La presea de plata fue para Araya, quien logró posicionarse como un personaje más que potable para gran parte de los votantes. 

De esta manera, el sobrino de Luis Alberto Monge logró consolidar una fuerte electoral más que atractiva de cara a futuras alianzas en las elecciones que están a la vuelta de la esquina. Habrá que esperar a ver si estrecha sus relaciones en su amado Liberación Nacional o fuera de él. 

Notas de interés  Ley General de Aduanas: proyecto busca reducir gastos y agilizar procesos aduaneros

Thompson: el llanero solitario. 

Le tocó nadar contra corriente toda la campaña. Su nombre nunca se logró colocar entre los primeros puestos, incluso parecía que su lucha era por no ser el último lugar. 

Llegó sin padrinazgos que otros precandidatos sí tenían. El apoyo más simbólico que recibió fue por parte del alcalde de San José, Johnny Araya, quien de forma escueta le dio su bendición. 

A pesar de esto, el alajuelense pudo posicionarse como la tercera fuerza de la convención. Aún con varios años de carrera política por delante, esta posición debería dejarle un sabor más dulce que amargo

Otros ganadores de la velada. 

No solo los precandidatos se jugaban cosas. Fuera de los reflectores principales se disputaban luchas en las que unos ganaron y otros perdieron. 

El gran ganador del cual todos liberacionistas deberían alegrarse es el propio partido. El PLN logró convocar a más de 350.000 personas en medio de una pandemia y con la negativa del Gobierno ante su solicitud de quitar la restricción vehicular. Definitivamente, la agrupación política más antigua del país hará que se gaste tinta en las próximas elecciones. 

Ya más dentro del propio partido, la base socialdemócrata sale fortalecida. Tanto Figueres como Araya representaron con creces los ideales más sociales del PLN.  

¿Es correcto colocar a las encuestas aquí? Esta pregunta puede generar todo tipo de comentarios, sin embargo, lo cierto es que la mayoría de sondeos “serios” acertaron con claridad al menos los dos (y más importantes) puestos de la tabla. 

Los perdedores de la noche. 

Balde de agua fría para Carlos Ricardo. 

Probablemente se trate del aspirante a la candidatura liberacionista que mayor decepción pudo tener cuando se revelaron los resultados. En una relación de expectativa y realidad fue el más afectado con este cuarto puesto y apenas poco más del 13% de apoyo. 

Su campaña, respaldada por las dos últimas figuras verdiblancas que gobernaron el país, definitivamente pintaba para mucho más. No lo salvaron ni Arias ni Chinchilla. 

Benavides pudo haber resentido la etiqueta que le pusieron en su frente quienes se oponían a su candidatura: el enemigo de los empleados públicos.  

Sin embargo, era la ficha más joven de la convención. Podemos estar seguros que lo veremos participando en política por mucho tiempo más. 

Alpízar: ni fú ni fá. 

“¿Qué hubiera hecho yo con los 30 millones que puso Alpízar para entrar a la convención?”, fue uno de los comentarios que se leían la noche de la entrega de los premios.  

Notas de interés  ¿Qué es un VPN y por qué podría necesitar uno si quiere viajar a vacunarse?

Su estrategia se basó en posicionarse como un ajeno de la política tradicional, como un distinto, como alguien a quien no se le pueden achacar escándalos de ningún tipo… precisamente porque su experiencia en la política práctica es nula. 

No logró conectar con el votante verdiblanco: un 5% en los resultados así lo demuestra. Sus actitudes cuestionadas días antes pudieron pasarle factura, pero siendo sinceros, nunca tuvo posibilidades más allá de un milagro. 

Los que también se quedaron con las manos vacías. 

El llamado “arismo” tiene mucho para replantearse. Sus hermanos de toda la vida, el “figuerismo” y el “arayismo” lo lastimaron profundamente en esta convención. Su representante quedó de cuarto lugar. El gallo de los Arias y de su tendencia salió cojeando y con heridas graves que deberán intentar enmendar de cara al futuro. 

También perdieron los ajenos al partido. No es un secreto: muchos fueron a votar “para que no ganara Figueres”. Estos quedaron retratados cuando José María se llevó el oro con menos de un 40% de los votos. Nunca sabremos a ciencia exacta cuántos son y si juntos hubieran podido voltear la tortilla, lo que sí sabemos es que no funcionó “votar en contra”. 

BONUS: con cierta pena profesional, es justo colocar aquí a los periodistas que día a día hablan de la pandemia y ayer la olvidaron cuando el ganador de la noche hizo su llegada al Balcón Verde. Una vergüenza que tantos colegas se abarrotaran de esa manera tan irresponsable. Eso sí, igual de culpable es el partido por no habilitarles un espacio adecuado para sus preguntas. 

Total
0
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Figueres gana convención interna y será candidato a la presidencia por Liberación Nacional

Next Post

¿Qué es la inflación y por qué se da?