¿Qué son las criptomonedas y cómo se diferencian del dinero tradicional? 

  • En El Conocedor hacemos un repaso por las preguntas básicas para entender estos activos digitales 

Desde hace más de una década las criptomonedas fueron a funcionar, pero conforme más personas invierten en ellas y son más frecuentemente utilizados como medios de pago, que su relevancia también aumenta. 

Pero para empezar a aprender sobre este tema ¿Por dónde se puede comenzar? 

¿Cómo funcionan las criptomonedas? 

Para empezar, las criptomonedas son una forma de activo digital, diseñadas con la intención de ser usadas como medio de intercambio o recurso de valor.   

En palabras simples, es dinero no físico que posee un valor, pero que, uno de sus atractivos principales es que no responde al control de un banco tradicional. 

Por ello es que se les llama “descentralizadas”. Esto quiere decir que estas monedas no son controladas por un único servicio o empresa, sino por una red de nodos o “usuarios” a nivel internacional que se encargan de generarlas a partir de “transacciones” de datos.  

En el caso de las monedas digitales emitidas por banca tradicional, estas están totalmente centralizadas y administradas por la entidad bancaria que las emite. 

Esto las hace atractivas desde la perspectiva que permite ahorrar dinero en comisiones e intereses, además de impuestos en algunas ocasiones. 



¿Cómo se almacenan los datos? 

En esta red de computadoras, las criptomonedas se guardan en un sistema criptográfico, es decir, de códigos cifrados o protegidos para el resto de las personas, excepto para su destinatario, lo que le aporta más seguridad a su almacenamiento y posibles transacciones. 

Estos datos se almacenan en cadenas de bloques de datos a las que se denomina Blockchain. 

El Blockchain es un tipo de base de datos que se diferencia del resto por la forma en que almacena la información, pues lo hace por bloques de datos que están encadenados uno del otro.  

Esto quiere decir que cuando se ingresan nuevos datos, se almacenan en un nuevo bloque, que al llenarse es encadenado al bloque previo. El orden de los bloques es definido cronológicamente.  

Puede utilizarse para diferentes fines, pero en este caso es empleado para “coleccionar” transacciones.  

Al ser almacenados de este modo, las transacciones se aseguran un sellado que imposibilita modificarlas.  

Estas cadenas de bloques pueden ser públicas o privadas, lo que varía es la libertad de acceso a la lectura de sus datos y a la validación de transacciones, en el caso de las privadas esto está limitado a nodos específicos de la red. 

¿Para qué funciona el “historial” de transacciones? 

Al almacenar los datos en el Blockchain, se guardan también, por ejemplo, los usos que se le han dado a cada criptomoneda. 

Es decir, si usted recibe una criptomoneda y quiere saber para qué ha sido usada, puede revisarlo en programas que funcionan como scanners de esa información. 

Ahí podrá observar si fueron utilizadas para pagar una pizza, algún artículo electrónico o incluso para alguna actividad ilícita. 

Esto no sucede con el dinero tradicional, donde no existe un registro del trayecto que realiza el dinero, ya sea físico o digital. 

Total
1
Shares
Nota anterior

Policía de Tránsito prioriza vigilancia en 67 centros educativos de cara al curso lectivo 2022

SIGUIENTE NOTA

Inamu y MTSS pide a parlamento reconsiderar proyecto de ley contra violencia y acoso laboral