Regla fiscal en transferencias: la medida del gobierno para controlar los presupuestos

-Decreto es parte del plan de negociación del Gobierno con el FMI.

Hablemos de una regla fiscal. Quizás podríamos estar ingresando en un área lo suficientemente compleja para ni siquiera desear avanzar unas líneas más en esta lectura, pero en este caso no es así, porque entender en qué consiste y las modificaciones que recientemente se han hecho en el país con relación al tema, abre una puerta para saber si el modelo económico que hoy tenemos es sostenible en el tiempo.

La definición básica nos dice que este es un mecanismo que utilizan los sistemas económicos de los países, para apoyar la disciplina fiscal hacia su sostenibilidad asignando límites concretos a los presupuestos del estado.

En palabras más sencillas, nos referimos a las medidas económicas y presupuestarias que se toman para garantizar un adecuado uso de los recursos, es decir, que las instituciones no gasten más de lo necesario.

Entrando en detalle, en el año 2018 se aprobó la ley N° 9.635 como la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas donde se incorporó a las finanzas del país una nueva regla fiscal, con la que se empezarían a dar ajustes graduales en la política presupuestaria del país para garantizar la sostenibilidad fiscal. Estos ajustes se plantearon en el decreto ejecutivo N° 42.798 como medidas para el control y la reducción del gasto público.

¿Qué tipo de transferencias se pusieron bajo control o reducción?

  • La primera en la lista está dirigida a las transferencias corrientes del sector público. No se asusten con los términos complejos; las transferencias corrientes del sector público son transferencias de recursos que el Estado destina a otros niveles de Gobierno, como administraciones o entidades públicas. Estas transferencias están destinadas al pago de los gastos que el organismo o institución necesita pagar para el correcto desarrollo de su actividad y la prestación de servicios.

Estas transferencias tienen el objetivo, por lo tanto, de financiar los gastos corrientes del organismo. Un ejemplo, son las transferencias que el Gobierno hace a instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad en su presupuesto anual.

¿Recuerdan lo de los límites? En estas transferencias ese rango varía del 100,50% fijado para 2021, al 102.53% para el 2025, respecto al presupuesto del 2020.

Para entenderlo mejor veamos el siguiente cuadro suponiendo que lo girado en el 2020 fue un millón de colones.

Presupuesto de transferencia 

2020 2021 2025 
₡1.000.000 ₡100.000 x 0.50% = ₡1.005.000 ₡100.000 x 2.53% = ₡1.025.300 
  • La siguiente se concentra en aquellas transferencias que realiza el Estado por la adquisición de bienes y servicios. Como cuando se sale a la calle a comprar cualquier cosa, así lo hace también el Estado con aspectos que considera necesarios para la ejecución de sus proyectos en el país. ¿Esta estaba sencilla no? Acá el límite impuesto por el decreto varía hacia la baja pasando del 92,50% en 2021 al 67,72% al 2025.
  • Como tercer aspecto se menciona la contratación de servicios especiales. Los pagos que se hagan al personal profesional, técnico o administrativo contratados para realizar trabajos de carácter especial y temporal por un plazo igual o menor a un año son entran en esta categoría. Y acá nuevamente el decreto señala una reducción importante que pasa del 91,50% en 2021 al 64,14% en 2025.
  • Suplencias es la cuarta a mencionar. En términos sencillos, cuando alguien que tiene un puesto titular en el Estado y necesita por alguna licencia, vacaciones o incapacidades ausentarse de sus labores, quien llega a suplirle recibe una remuneración básica, para hablar en términos de los documentos que investigamos antes de escribir esto, por su suplencia. Y aquí de nuevo vamos con un recorte pasando del 91,50% en 2021 al 64,14% en 2025.
  • Y la última, nos lleva a las remuneraciones eventuales. Existen disposiciones legales y estatutos en la administración pública costarricense que permiten que por alguna labor fuera de la estipulado en algún puesto particular, se pueda remunerar a la persona. Estas también se incluyen con tendencia a la baja en el “afamado” decreto mencionado pasando del 91,50% en 2021 al 64,14% en 2025.
Notas de interés  ¿Qué es la inmunidad de los diputados?

El decreto es parte del plan de negociación que presentó el Gobierno al FMI para poder obtener el préstamos de 1750 millones de colones.

Total
1
Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

¿Cómo abrir una pensión complementaria y cuáles son las opciones?

Next Post

Los delitos contra el honor: calumnia, injuria y difamación