Resultado electoral anuncia incertidumbre para los próximos cuatro años, dice politólogo

  • El perfil del recién presidente electo Rodrigo Chaves mantiene incertidumbre sobre las expectativas de su gobierno 

El 19 de setiembre de 2021, durante la Asamblea Nacional del Partido Progreso Social Democrático (PPSD), un economista fue ratificado como la fórmula presidencial de aquella agrupación política que tan solo cuenta con cuatro años de existencia y carece de experiencia en gestión pública. 

Así, en octubre 2021, cuando arrancó la campaña presidencial, PPSD se ubicaba hasta el final de la tabla en las encuestas, con porcentajes por debajo del 3%. Incluso, de cara a la primera ronda, las encuestas no lo ubicaban en la terna de favoritos en empate técnico, lo cual hacía difícil vislumbrar el resultado del conteo final de votos del pasado 6 de febrero. 

El voto silencioso del electorado y el desplome de las candidaturas de Lineth Saborío y Fabricio Alvarado ocasionó que Progreso Social ascendiera hasta el segundo puesto con el apoyo de 351.453 sufragios. 

Ahora, encaminado hacia la segunda contienda electoral, el candidato de PPSD se ubicó como el gran favorito a tan solo una semana después del primer llamado a las urnas y, desde entonces, se mantuvo en el liderazgo como la opción presidencial de la mayoría. 

Este domingo 3 de abril, la población costarricense decidió y con el respaldo de más de un millón de votantes, Rodrigo Chaves es reconocido como el nuevo presidente electo de Costa Rica. No obstante, el candidato obtuvo la banda presidencial en condiciones particulares. 

Incertidumbre en el panorama político costarricense de los próximos cuatros años

Chaves vivió 27 años fuera del país, mientras desempeñaba diferentes cargos en el Banco Mundial en países de América, Europa y Asia, hasta que regresó en 2019 para fungir como ministro de Hacienda. 

Además, no tiene carrera política, proviene de un partido que no ha participado en elecciones municipales y no tiene ningún regidor, tendrá 10 diputaciones en la Asamblea Legislativa; y es el candidato elegido con el menor apoyo real durante una primera ronda, al alcanzar el respaldo solo del 29,5% del electorado, es decir, 10,3 puntos porcentuales por debajo de su antecesor, Carlos Alvarado. 

Para el politólogo Sergio Araya, a todo este panorama de incertidumbre sobre las expectativas de lo que podría ser un gobierno de Chaves, se debe sumar que el ahora presidente electo tendrá que equilibrar el discurso de oposición a la “clase política tradicional” que lo llevó al éxito con la búsqueda de tender puentes e incorporar a todas las fuerzas en la construcción del gobierno que enunció durante la noche de este domingo. 

“Tiene que manejar esto con mucho equilibrio, porque no puede seguir en la lógica de la confrontación, que en nada le va a contribuir y que le generaría más resistencias en su gobierno, pero tampoco puede desdibujarse completamente de su discurso de campaña, porque va a generar un desencanto muy rápido entre muchos que lo apoyaron casados con esa idea del cambio”

explicó Araya. 

El politólogo comenta que la aparición de muchas figuras de los partidos tradicionales dentro de su gabinete de gobierno podría ser contraproducente para aquellos que lo respaldaron. Sin embargo, en caso de integrar personas sin experiencia, iría en contra de su señalamiento por conciliar esfuerzos. 

“Es una gran incertidumbre y, a partir de este momento, estas próximas semanas van a ser claves. Todas las señales que transmita van a ser analizadas con cuidado por unos y por otros: por unos, para que sientan que no los engañaron una vez más y por otros, para que no se sienta que esa lógica de la confrontación va a seguir permanentemente, porque fue lo que les generó ansiedad y preocupación de que ganara las urnas”

dice. 

El experto en política resalta que en campaña se plantean ciertos discursos que no necesariamente se replican cuando se ejercen el poder. En este sentido, existe una diferencia entre Chaves como el candidato y ahora como presidente electo. 

“Obviamente no podía seguir con ese discurso confrontativo-polarizante, pero tiene que saberlo explicar de una forma que no pierda su propia identidad en el proceso”

señala. 

Gabinete será clave en gobierno de Chaves 

Araya asegura que la integración del equipo de Chaves será determinante para su gestión. Si bien es cierto, el politólogo indica que el presidente no debe ser experto en todo, pero sí hay elementos puntuales que posiblemente no domina que deberá compensar con el involucramiento de personas experimentadas que le brinden apoyo en esas áreas. 

“La forma del costarricense es del revisionismo, es decir, la del cambio paulatino y no abrupto; y eso es algo que con su discurso de presidente electo comienza a delimitar de que no quiere cambios radicales, sino progresivos. Vamos a ver si del dicho al hecho existirá esa concordancia”

puntualiza. 

Bajo este panorama, Araya anuncia que su gabinete será clave, pero en dos sentidos: con respecto a quienes haya designado y también en la armonía de su ejecución con lo que el presidente plantee. 

“Deben jugar como equipo, que sepan interpretar lo que el presidente quiere y que no haya contradicciones de fondo que sean notorias desde el inicio del ejercicio de gobierne que proyecto a la gente que está expectante que es un gobierno de improvisados, porque eso puede ser peligrosamente pernicioso para su credibilidad y la eficacia del gobierno como tal”

explica. 

Proyectos de ley como reflejo de prioridades del poder ejecutivo 

Para el politólogo, los primeros tres meses de gobierno serán fundamentales, dado que el Congreso estará en un periodo de sesiones extraordinarias, donde el Poder Ejecutivo fijará las prioridades a los diputados. 

“Son los proyectos de ley que presente a la corriente parlamentaria los que deberían de ir retratando las verdaderas prioridades del Ejecutivo y separar la campaña del ejercicio propiamente del gobierno, porque ahí ya habrá incidencia real para el país”

comenta. 

Pilar Cisneros seguirá siendo pieza clave

La unión de la diputada electa Pilar Cisneros en agosto del año pasado impulsó la propuesta política y potenció el reconocimiento del candidato. En este sentido, Araya explica que Chaves no deberá desdibujarse de aquello que representa la periodista retirada. 

“No se puede desdibujar de lo que doña Pilar representó y que le movilizó aquellos 300.000 votos que son apenas del 7% del patrón total, pero que fueron suficientes para mandarlo a segunda ronda. No puede manejar un discurso que lo desdibuje muy rápido de esas banderas que lo llevaron al poder, rápidamente le van a quitar el respaldo”

indica. 

No obstante, el politólogo señala que no se puede dejar de lado que tuvo apoyo de quienes estaban en contra de su opositor verdiblanco José María Figueres. 

Escándalos por financiamiento podrían perjudicar en gestión 

Según Araya, los escándalos sobre el fideicomiso que financió su campaña podrían ensombrecer su gestión y hacer difícil su margen de maniobra. 

Sin embargo, él considera que difícilmente la parte judicial vaya a involucrarle directamente, ya que la legislación establece los responsables de enfrentar causas en caso de demostrarse acciones ilícitas que requieran un proceso en estrado judicial. 

“A quienes les tocaría llevar esto, sería la presidencia, la secretaría general, la tesorería del Comité Ejecutivo Nacional que, en este caso, dos de ellos también van a tener una embestidura, entonces se vuelve más complejo el tema” 

explica.

Costa Rica en el foco internacional 

El politólogo explica que la situación electoral de Costa Rica podría estar siendo percibida como desgastada en su democracia y que requiere un cambio, principalmente, por la llegada de un “outsider” al poder. Además, con respecto a los escándalos vinculados directamente con la figura de Chaves, podría generar alguna distorsión de la imagen del país en Derechos Humanos. 

“Vamos a ver en la práctica si esto que se planteó en campaña realmente tenía asidero o si ya asumiendo la presidencia el tema realmente golpea o pasa a un segundo plano, pero eso lo veremos cuando ejerza el gobierno”

plantea.

Propuestas de Chaves 

El recién electo presidente, quien promete modificar algunas situaciones del país mediante decretos incluso desde el 8 de mayo cuando asuma oficialmente el poder, presentó las siguientes propuestas de acción de gobierno: 

  • Reducción de trámites para los emprendedores y de cargas sociales 
  • Modificaciones a los planes educativos del país 
  • Disminución del tamaño del Estado 
  • Apoyo para los sectores costeros más pobres de país 
  • Resultados a las instituciones públicas 
  • Generación de empleos y más inversión 
  • Reducción del costo de la canasta básica 
  • Impulso de un solo sistema de pensiones 
  • Aplicación de la reforma fiscal aprobada durante el gobierno actual 
  • Sanciones más fuertes contra la corrupción 
  • Eficiencia del gasto social 
Total
10
Shares
Nota anterior

Rodrigo Chaves: de 2% en las encuestas de agosto a Presidente electo 8 meses después  

SIGUIENTE NOTA

Politólogo: “Discurso conciliador de Chaves no es gratuito”