Segundas rondas en Costa Rica: un recorrido por su historia y particularidades

  • Cuatro de seis elecciones durante este siglo han llegado a la segunda ronda. 

Por cuarta vez en la historia de Costa Rica, la elección presidencial se definirá en una segunda ronda. 

El llamado al balotaje está pactado para el próximo domingo 3 de abril y enfrentará al Partido Liberación Nacional (PLN) y su candidato José María Figueres ante Rodrigo Chaves, del Partido Progreso Social Democrático (PPSD). 

Según datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) con el 88,2% de las mesas escrutadas, el expresidente encabeza la elección con un 27,26% de los votos válidos. Por su parte, Chaves alcanzaría un 16,7%. 

Por esta razón, es que se vuelve necesaria la segunda ronda, ya que así lo estipula el artículo 138 de la Constitución Política. 

“El Presidente y los Vicepresidentes serán elegidos simultáneamente y por una mayoría de votos que exceda del cuarenta por ciento del número total de sufragios válidamente emitidos. 

Los candidatos a Presidente y Vicepresidentes de un partido, deben figurar para su elección en una misma nómina, con exclusión de cualquier otro funcionario a elegir. 

Si ninguna de las nóminas alcanzare la indicada mayoría, se practicará una segunda elección popular el primer domingo de abril del mismo año entre las dos nóminas que hubieran recibido más votos, quedando elegidos los que figuren en la que obtenga el mayor número de sufragios.” 

2002: Primera vez en la historia. 

La irrupción del Partido Acción Ciudadana (PAC) en el proceso electoral del 2002 inició el rompimiento del bipartidismo tradicional.  

El PAC logró el 26,19% de los votos válidos, mientras que el Partido Unidad Social Cristiana (38,58%) y Liberación Nacional (31,05%) completaron el podio en dicho año. 

De esta manera, ninguna agrupación logró el 40% requerido para alcanzar el Poder Ejecutivo de una sola vez, por lo que fue necesario convocar a una segunda ronda electoral entre Abel Pacheco (PUSC) y Rolando Araya (PLN). 

En dicha oportunidad, el socialcristiano alcanzó la presidencia de la República al recibir el 57,95% de los sufragios, ante el 42,05% del liberacionista. 

2014: Una segunda ronda de solo un candidato. 

Luego de los procesos del 2006 y 2010, cuando Óscar Arias y Laura Chinchilla, respectivamente, lograron llegar al Poder Ejecutivo sin necesidad de segunda jornada, llegaron las elecciones del 2014. 

Las encuestas se mantuvieron bajo una misma línea: el oficialista Johnny Araya encabezaba con solvencia, custodiado por José María Villalta, del Frente Amplio y Otto Guevara del Movimiento Libertario.  

Sin embargo, un candidato fue poco a poco ganando terreno en las encuestas hasta que sucedió lo impensable el día de las elecciones: Luis Guillermo Solís no solo logró entrar a la segunda ronda, sino que lo hizo en primer lugar. 

Solís, del Partido Acción Ciudadana, alcanzó un 30,63% del electorado, seguido por el liberacionista Johnny Araya, quien quedó en segundo puesto, con el 29,71%. 

Durante la campaña de segunda ronda, Araya decidió renunciar a ella, ante la notable ventaja que demostraba Solís en las encuestas. Finalmente, el primer Presidente por el PAC en la historia consiguió un 77,76% frente al 22,24% del verdiblanco en segunda ronda. 

2018: La segunda ronda de la polarización. 

Hace cuatro años la historia se repitió. Luego de que, durante toda la campaña electoral, Antonio Álvarez, Juan Diego Castro y Rodolfo Piza se mantuvieron al frente en las encuestas, la segunda ronda fue necesaria, aunque no incluyó a ninguno de los anteriores. 

Por primera vez, el PUSC y el PLN quedaron afuera del balotaje.  

El 9 de enero, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) emitió una opinión consultiva a Costa Rica en la que declaraba como derecho el matrimonio entre personas del mismo sexo. 

Esta situación provocó que Fabricio Alvarado, quien se encontraba fuera de la discusión en aquel momento, ganara popularidad aceleradamente, ante un comunicado en el cual señaló que sacaría a Costa Rica de la Corte IDH en caso de ser elegido presidente. 

Como contraparte, Carlos Alvarado también escaló posiciones por posicionarse en el lado opuesto que el candidato de Restauración Nacional. 

¿La consecuencia? Ambos candidatos de apellido Alvarado se colaron en la segunda ronda. Fabricio lideró la primera con un 24,99% y Carlos le siguió con el 21,63%. 

Esta situación dividió al país entre quienes se oponían a las uniones igualitarias y quienes estaban a favor, causando una polarización que se extendió por todo el país.  

Finalmente, Carlos Alvarado venció con solvencia en la segunda ronda, imponiéndose al excandidato conservador con un 60,59% de los votos válidos, frente al 39,41% de su oponente. 

De esta manera, quien ganó la primera ronda no logró la presidencia de la República por primera vez en la historia del país. 

Total
1
Shares
Nota anterior

¿Qué pasa con los votos nulos y en blanco en una elección? 

SIGUIENTE NOTA

Nuestra información destacada, lunes 07 de febrero