“Yo entiendo que el funcionario del Banco Nacional tiene que defender la entidad, pero yo tengo que defenderme a mí”

  • Usuaria tuvo que activar notificaciones en entidad bancaria

Luego de un fin de semana de descanso, una usuaria del Banco Nacional se percató que habían sustraído dinero de su cuenta de ahorros. 

Solasch Ugalde, vecina de Heredia, cuenta que su jornada laboral comprende de lunes a viernes. Por ello, sábados y domingos suele mantenerse desconectada y poco pendiente de correos para así tomarse el tiempo de descansar. 

Así, el lunes inicia nuevamente su rutina de trabajo, realizándole una transacción vía sinpe a un muchacho que le colabora.  

“Yo entro a la app sin ningún problema y voy a hacer el sinpe. A mí me extrañó, porque yo estaba segura de que tenía más plata. De hecho, un cliente me dijo el fin de semana que me había depositado para que le pagara un Impuesto de Valor Agregado (IVA)”

cuenta.

Ugalde, quien trabaja en contabilidad, dice que, en ese momento, se alarmó e ingresó de manera inmediata a su cuenta mediante el sistema en línea del banco para revisar los movimientos que se habían realizado. 

“Empiezo a revisar y en ese instante hicieron otro sinpe. Me doy cuenta de que me estafaron”

comenta.

Entre dimes y diretes

En primera instancia, la auxiliar contable le explicó a una funcionaria del Banco Nacional por vía telefónica la situación para que le ayudara a verificar las transacciones realizadas, dado que el único sinpe hecho recientemente por ella fue uno por ¢50.000. 

“Empieza ella a revisar y a decirme. Yo le indicaba ese no es mío, ese no es mío, ese no es mío… para no cansarlo con el cuento, empezaron desde el viernes. Hicieron un sinpe de ¢50.000, dos de ¢100.000 y otro que no recuerdo exactamente el monto, pero eran entre cuatro o cinco sinpes”

explica.

Ugalde imprimió toda la información que le remitió la colaboradora del banco para dirigirse a las oficinas de la institución financiera a presentar formalmente su reclamo. Ahí, le bloquearon la cuenta. Sin embargo, el funcionario que le atendió insistía fervientemente en que posiblemente ella tenía la culpa del fraude. 

“El muchacho insistía en que abrí un correo, que recibí una llamada, que yo tuve que haber entrado a pagar algo en algún lado por internet e insistía, entonces yo le decía que no uso la tarjeta más que para recibir pagos de algunos clientes o para cuando voy a la POPS o a Spoon cuando hay descuentos”

asegura.

“Yo entiendo que el funcionario del Banco Nacional tiene que defender la entidad, pero yo tengo que defenderme a mí, aunque se supone que él tiene que defenderlo a uno también. Pero no, él insistía en que sí y yo en que no”

agrega.

Solasch cuenta que, dentro de su actividad laboral diaria, suele advertir constantemente a sus clientes acerca de las distintas modalidades de estafas.  

“No es que yo quiera jugar de “qué carga”, de que a mí no me van a estafar, sencillamente yo paso en esto, yo trabajo en contabilidad” 

dice.

Finalmente, procedieron a hacer un acta. 

Sin notificaciones

Para Ugalde, resultaba extraño que su familia le consultara si ella no recibía notificaciones acerca de las transacciones vía sinpe móvil que ella realizaba. Sin embargo, dado que la única información que recibía era cuando recibía dinero y no cuando lo enviaba, procedió a señalárselo a un funcionario del Banco Nacional. 

“Le dije que se supone que me tiene que llegar un mensaje y no me dejó ni hablar. Me dijo que sí, que me debía llegar y yo le dije que no, que podía verificar si yo estaba mintiendo o no, porque él insistía en que sí”. 

Luego de revisar, el colaborador le dio un documento a firmar para la activación de las notificaciones cuando realice algún sinpe. 

“Eso me dio muy mala espina, porque cómo es posible que no me notifica cuando yo hago una transacción. Si el fin de semana yo no trabajo, estoy en mi casa y veo que de pronto me llega una notificación donde me diga que yo he pasado ¢40.000, ¢50.000 o ¢100.000 a cualquier persona, yo reacciono y llamo al banco, pero esas notificaciones estaban desactivadas y solamente el Banco Nacional lo puede hacer, ningún cliente lo puede activar en la app”

detalla.

La cuna de las estafas

Ugalde cuenta que luego se dirigió al Organismo de Investigación Judicial (OIJ), donde nuevamente tuvo que explicar la situación y dejar claro de que no había hecho absolutamente nada que pudiera vulnerar la seguridad de sus cuentas bancarias. 

“Ahí en el OIJ me dijeron que del 100% de denuncias de estafas, casi que el 90% son del Banco Nacional”

señala.

Una llamada inesperada

Después de varios trámites durante el día, Ugalde cuenta que estaba sentada en la sala de su casa y de repente recibió una llamada del Banco de Costa Rica (BCR).  

“Usualmente ellos no llaman directamente a los clientes, sino que se entienden de banco a banco, pero como ya han tenido muchas experiencias malas en que el Nacional no les da importancia a lo que le dicen, entonces la funcionaria vio que yo era cliente de ellos también y me llamó” 

comenta.

El motivo de la llamada se debía a que un usuario del BCR recibió un sinpe de ¢100.000 y les notificó que no conocía a la persona. 

“¡Me pegué la lotería! Él dijo que no me conocía, que esa plata le llegó a él, que me la devolvieran”. 

Al día siguiente, Ugalde se apersonó a las oficinas del BCR con una carta donde explicaba toda la situación que le había sucedido y ahí le reembolsaron su dinero. 

Un vaivén sin respuestas

De acuerdo con Ugalde, aún no tiene respuesta del Banco Nacional sobre qué sucederá con los ¢390.000 pendientes. 

“Aquí sigo esperando, ya el banco me dijo que tenían dos meses. Me llegó un correo donde me indican que todavía está en estudio, yo les hice saber que ya habían pasado los dos meses y yo no tengo por qué estar en esas si se supone que uno confía en ellos”

asevera.

Toda esta situación la condujo a abrir su sinpe en otra entidad bancaria. 

Total
5
Shares
Nota anterior

Economista: “Podríamos esperar que el precio del dólar siga subiendo y sobrepase los 700 colones” 

SIGUIENTE NOTA

Bancos solo se verían expuestos a una multa de 2.311.000 por filtración de datos de sus clientes